jueves, 12 de marzo de 2009

FEVINO y la saturación (y II)

Como dije el pasado martes, la tarde de nuestra visita a FEVINO fue la dedicada a los tintos. Unos ocho vinos fueron los probados y de entre ellos voy a comentar mis sensaciones sobre cinco de ellos, aunque antes quiero dar una visión general del, para mi, principal problema en el mundo del vino en Galicia.


A pesar de cinco denominaciones de origen, dos de ellas consagradas casi al 75% a la producción de uvas tintas (Ribeira Sacra y Valdeorras) y con un tanto por ciento cercano de este tipo de vino en Monterrei, incluso con nuevas intentonas de vinos tintos de uva autóctona en Rias Baixas y o Ribeiro, la inmensa mayoría, la casi totalidad de los tintos ofrecidos en la feria por las distribuidoras presentes eran Riojas y Riberas del Duero, y de lo poco que no pertenecía a estas DO`s lo hacia a otras como Jumilla, Cariñena o Toro. Con esto no digo, ojo, que debiera ser al contrario, pero ni por calidad general, ni por estilo bien definido ni por precio existen argumentos para que esto sea así. Es, creo yo, una perversión del mercado alentada por estas mismas macro-distribuidoras, mas interesadas en regalar merchandising, visitas a bodegas con "anexos" y tortilla que en que se beban buenos vinos a buen precio.

Después de la habitual pataleta, los vinos. Empezamos la tarde con un Ribera del Duero, Requiem de 2005. Clásico a morir pero con un paso por boca nada habitual, nada seco, agradecido incluso después de un rato del vino en la copa. Lo peor el precio, que lo volvía prescindible.
Seguimos con una leve mejora al probar los nuevos Baigorri, el de Garaje de 2005, muy acentuada la fruta, bien conjuntada la madera y equilibrado en general. A estos vinos (no precisamente a este, pero si a sus hermanos pequeños) los tengo encuadrados en eso que llamo yo, "vinos honrados", a saber; no te deparan alegrías inmensas ni goces sensoriales inolvidables pero acompañan sin molestar, que ultimamente en la Rioja es de agradecer.


La cosa siguió "increcendo" (no es ironía eh¡) con un vino hecho, al parecer, solo para la feria, y que además de gustarme me pone de mal humor. Resulta que, según al menos quien lo quería vender, Carmelo Rodero hizo unas cuantas botellas de un tinto al que denominaron Carmelo Rodero TSM de 2005. Para empezar todo esto es mentira. Este vino figura desde hace tiempo en la cartera de vinos de la bodega como una apuesta personal de la casa, si, pero nada mas. Es un tinto fragante, a base de Tempranillo claro, pero con una adición de Cabernet Sauvignon y Merlot que lo equilibra, lo despoja del clásico maderazo (15 meses de madera tiene la criatura) y lo vuelve agradable e incluso goloso al paladar. Mi cabreo viene por pensar que, costando unos 40 euros (excesivo a mi entender) ¿porque la casa no pone el mismo esmero en toda su producción?. Vale que se haga mayor cantidad, que las crianzas sean menores, que se estructure la vendimia de otro modo, lo que sea, pero ¿porque los vinos mas asequibles de la marca están a tantos años/luz de este vino?. En fin, mis cuitas habituales, sigamos.

Ya llegando al final se produjo nuestro encuentro con el enólogo-estrella del día, Miguel Ángel de Gregorio, hombre de apariencia bastante mas campechana que de lo que se indica en la prensa especializada y que nos atendió con rigor y, incluso, con cariño, a pesar de verse claramente que nuestro grupo parecía a esas alturas mas una banda de "asaltantes de stand" (dicho desde el mayor de los cariños por supuesto) que de grandes consumidores de palets y palets de vino. Pero de allí probamos el Allende de 05, vino correcto y accesible, fruta conjuntada y frescor en nariz, sobrio y elegante en boca pero que no me pareció demasiado inspirado y el infinitamente mejor, pero también inmensamente caro, Aurus de 2005. Vuelvo a la misma pregunta, en este caso con mayor motivo ¿porque el Allende se parece tan poco al Aurus?.

No pude hacerle al propio Miguel Ángel de Gregorio esta pregunta (ni soy de ese estilo ni eran horas) pero me queda la duda de que el esfuerzo que se demuestra en un vino se escatima en el otro.

La cosa finalizo en el stand de unos buenos amigos, donde probamos un Rioja por el que siento cierta debilidad, de los pocos mas francos y abiertos, en sus virtudes y defectos que he probado. El Luberry Cepas Viejas de 2005 me pareció un buen vino, como algunos de sus hermanos (el maceración carbónica de esta casa me parece de lo mejor en calidad-precio que se produce en la Rioja). Un vino sereno, abierto, con notas a fruta madura y acidez bien equilibrada, suave y de fácil trago, que invita a beber.

Un vino sin aristas con el que se puso colofón a la parte seria del asunto (haber, seria seria...) y donde rematamos una feria que me deja sensaciones contrapuestas, futuro en los blancos si se dejan de lado ciertas practicas vergonzosas en Rías Baixas y Ribeiro, y monotonía en los tintos, ausencia de los buenos vinos de la mencia de Valdeorras y Ribeira Sacra (o escasísima presencia) y la sensación de invasión que cada vez que acudo a uno de estos eventos me dispensan las grandes distribuidoras de vinos prescindibles (en este caso, la mayoría).

14 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

jose lusi, que poco bebiste, jejejeje.
Yo caté en su día un baigorri crianza 2004 en botella de medio, me sorprendió por lo goloso, no estaba mal.
Con respecto a tus palabras, yo no creo que los vinos de una bodega tengan que parecerse aunque si tendrían que tener una calidad mínima y mas, según lo baremos de precio.
Lamentable lo de las distribuidoras que hacen meter en el mercado muchas cosas prescindibles (en gral)y que buscan vender mucho en detrimento de la calidad, pero así es el sistema, dinero por encima de honestidad y buen hacer.

Jose luis Louzan dijo...

No, yo no digo que los vinos de una bodega tengan que parecerse o ser todos iguales, para nada, pero si se ofrece, por ejemplo, un buen vino a 15 euros, el siguiente mejor, ese de cantidad limitada, finca especiual, preparación esmerada etc,etc... no deberia ser mucho muy superior a los 35-40€

Cuando me ofreces uno de 12 y el siguiente cuesta 65 y el siguiente 100 me da la sensación de que algo esta pasando en el medio...

Y cuando el caso es que se ofrece un Ribera mediocre por 8 euros y lo siguiente esta bastante bien pero por 45... peor.

SIBARITASTUR dijo...

que pasa?, yo creo que la especulación. es normal que vinos de baja producción valgan mas caros pero tambien es una buena forma de ganar dinero en menos tiempo, pero así es el sistema que tenemos.

Uxio dijo...

Jose Luis, Fevino se inició de la mano de dos distribuidores de Ferrol, Yáñez y Vinali (y alguno más supongo). Por tanto, su primera idea era vender más de sus vinos (y, que yo recuerde ninguno de los dos tienen tintos gallegos). si a esto sumamos que estaba destinado al particular como cliente final, da como resultado una feria poco profesional, siempre estan los mismos, sale la gente con unas tajadas impresionantes y la base es Rioja (no olvides que estas en Ferrol).
Para ver cosas interesantes de vinos gallegos, a mi me gusta pasarme siempre por Palexco, y la Muestra que organiza Servino (este año pasado fué en el mes de Agosto). Aquí no es admitido ningún vino de fuera de la Comunidad, y aún así, es blanco de las críticas por parte de bodegueros y hosteleros, pero a mí humilde entender, la unica en Galicia que vale la pena......

Jose luis Louzan dijo...

Si la que dices en Palexco es la que yo acudi el año pasado entiendo las criticas de los hosteleros ( no las de los bodegueros)

El sabado, puertas abiertas y docenas de turistas a tajarse por cuatro duros en una barra que alli habia...

Pero conociendo los origenes que ciotas de FEVINO... logico lo que se vio alli el lunes pasado...

Uxio dijo...

...sin embargo, es el pan nuestro de cada feria. O las haces solo para profesionales, o....Por cierto, estaré en Gourmet. Ya os contaré...

Jose luis Louzan dijo...

Y yo Uxio... a ver que tal...

compangu dijo...

Yo es que de esto de ferias, muestras y demás oportunidades de probar vinos de a 40 €urakos no puedo hablar mucho.

Pero mi enlace gallego, que entiende de vinos de allí, me dijo lo siguiente:
"A Torna dos Pasas Escolma 05: Ojo con esto. Tinto do Ribeiro a base de Brancellao, Caiño y Ferrol fermentadas sobre lia durante un mes. Uvas autoctonas con doce meses de madera y embotelladas en 2006 (mas otro año casi de reposo en botella) Solo 600 botellas. Muy bueno para mi pero muy particular (o te gusta o lo aborreces)".

Pues bien, según lo saque del trastero (más o menos 10 grados de temperatura), lo abrí y lo probé, pensé que el experto me estaba tomando mi frondosa melena.

Pero según fue cogiendo la temperatura ambiente.... uff*.

Vamos, que me queda una copa pa acabarme la botella.


*uff: Un ignorante como yo no se puede atrever a hablar de frutas, bayas y demás. Pero me voy a ir a la cama mu contentito.

Jose luis Louzan dijo...

jejejeje, eso te pasa por no fiarte de tu contacto en Galicia...

Ese Ribeiro es muy especial, tiene una estructura que lo hace muy abierto, goloso incluso, pero a partir de 14 grados mas que demasiado frio.... y en nariz ohh¡¡
Jajaja... una pasada...

Me alegro de que solo te quede una copa. Lo mio es peor, solo me quedan dos botellas... y no hay mas...

SIBARITASTUR dijo...

jose lui, no se si habrás leído este artículo :
Gerry Dawes les aclara las ideas a los gallegos

Uxio dijo...

Jose Luis.- No entenderé nunca alos hosteleros. Se quejaban de competencia desleal, cunado yo ví servir buenos vinos gallegos, en buenas copas y cobrando.....si eso era desleal!!...jejeje
En las fotos de Fevino se ve un stand que tiene Pago de Luna, el último vino que ha echo Ignacio de Miguel, y quee es como tomarte una mermelada de frutos rojos. No lo probaste?
Compangu- Hace ya algunos años, me acerqué por la bodega de Luis Anxo a probar sus escolmas, entonces tenia el 04 y el 05. Recuerdo que una de las notas más maravillosas de ambos eran los aromas de café que dejaban. Magnífico. Por cierto, ya hace algún tiempo que bebí todo.....no deje ni una mísera botellita.....

Jose luis Louzan dijo...

Sibarita, gracias por el enlace, no lo había leído pero coincido en un 90% con este señor... los gallegos, por cierto, nunca se lo creen... por eso son gallegos, claro

Y lo de los diez años del Fefiñanes en botella.... duro,duro.... yo no me lo creo al menos, pero de eso se trata ¿no?

Jose luis Louzan dijo...

Uxio, los hosteleros se quejaban porque a unos metros de sus locales se podía degustar una variedad de vinos infinitamente superior a la que ellos ofrecían a precios de distribución... y lo podía hacer cualquiera, no solo profesionales ....

Otra cosa es que tuvieran razón o no en quejarse o que sus motivos fueran justos...

Uxio dijo...

...pero te los cobraban....en Fevino, los bodegueros parecen taberneros (que no suene a menosprecio, por favor), y sin cobrar ni un duro.
La verdad, es que resulta diificil esto de discernir entre los que quieren probar para aprender y los que quieren ir de vinos por la cara.......