martes, 10 de marzo de 2009

FEVINO y la saturación.

Ya hemos hablado de esto de la saturación en alguna ocasión e hizo un fantástico post sobre el asunto Sibaritastur en su blog, pero ayer, de nuevo, otra larga jornada de prueba y repetición en la Feria del Vino del Noroeste FEVINO en Ferrol.

Más de 15 vinos en un día son demasiados, sobre todo si mezclamos blancos, cavas y tintos. Además, en el caso concreto de los Rías Baixas (léase albariño) a mi me empieza a ofuscar una sensación de hartazgo que solo se vio rota por una novedad que, en mi modestísima opinión como siempre, va a llamar mucho la atención este año. Pero vayamos por partes;


La feria en si adolece, a mi entender, de varias cosas para llegar a ser un referente real del sector vinícola en Galicia, a nivel de relación entre quien hace el vino y quien lo debe vender (canal HORECA). Me refiero a que se trata más de la feria de las grandes distribuidoras del norte de Galicia en vez de la de las Bodegas del sur. El espacio esta principalmente ocupado por los grandes distribuidores gallegos, sobre todo, y lógicamente, del área de Ferrol y Coruña. Esto no esta ni bien ni mal pero así se duplican vinos y se nota la ausencia de otros. Además, el carácter más territorial de la feria desaparece diluido en la habitual masa de Riojas y Riberas del Duero. Las bodegas de las cinco denominaciones gallegas merecerían una feria propia, pienso yo, con un carácter claro de difusión nacional e internacional del buen vino que por aquí se produce. Hasta aquí la realidad comercial. Ahora el vino.

Probé con conocimiento de causa (fui en grupo con otras personas y mis preferencias no siempre coincidieron con la mayoría como es lógico) 13 vinos y por la inercia del grupo otros siete. Como siempre, de aquello que no me dijo nada de nada o que me pareció directamente imposible para mi no voy a hablar. Del resto, esto se probó con este resultado, incluidas varias recatas de cosas ya conocidas.


Abrimos la marcha con el Milesimé de Juve&Camps de 2006. Rico este cava, un punto mas suave y accesible para mi maltrecho paladar que el reserva de la familia y en mi opinión uno de los mejores cavas comerciales que se hacen. Todo mas o menos encaja dentro de el, aunque falte la emoción de otros (y también el precio ojo). Buen principio.
Seguimos con un vino que el grupo tenía mucho interés en conocer, más por su hermano mayor, el Louro do Bolo de 2007. Godello que a mi particularmente no me termina de parecer tan excepcional como para costar el doble que otros, aun no siendo excepcionalmente caro. Florido, si, afrutado, si, equilibrado, si, pero sin la chispa que se supone al numero dos del Top supuesto en precio y categoría de Valdeorras. Buen vino sin más.


La mañana fue de blancos así que seguimos recatando (se lo debía a Ramón además) el Sin Palabras de 2007. Albariño de Vila de Cruces, fresco a rabiar, afrutado por supuesto y de acidez bien contenida pero presente. Es una de las mejores opciones en su línea de calidad-precio y además es de los que en su día decidió la salida en Septiembre. Y si, poco, pero mejora en botella. Se equilibra, se asienta. Vamos que me gusta. Ya allí situados Ramón nos dio a probar a la niña bonita de la casa, el CastroBrey de 2007. Un albariño de cepas inmemoriales (mas de cien años al parecer) que se habrían librado de la filoxera. Se notan matices de buen Albariño pero la prisa y la bajísima temperatura a la que estaba no permitieron definir mejor los matices. Merecerá ser reprobado en un futuro.

Aquí nos cambiamos al stand de Antonio Torrado para conocer la última novedad de Robus (Attis) en la que tenia grandes expectativas que no se vieron defraudadas. El enésimo intento de albariño en madera, para mi, cumplió. Albariño al estilo Attis, este Nana es ligero pero con presencia en nariz y en boca, carnoso, untuoso, con notas de vainilla pero muy ligeras en nariz que acompañaban al frescor de la uva y que a mi al menos me parecieron muy bien integradas en el conjunto. Sensaciones parecidas, aunque con matices para mi, a las que tuve con el Zárate "El Palomar" en su día. Detalles de gran vino que merecerán un prueba en mi casa en un futuro no muy lejano. Para mí de lo mejor en la feria en blancos.

Por seguir en Galicia y saltándome un Care Chardonnay de 2008 con un algo de Viognier que no paso de ser un zumo de frutas, la mar de saltarín e intenso en nariz (fuegos artificiales, como dice un buen amigo) pero sin mayor interés nos paramos en la finca que se sitúa al lado de la del ínclito Emilio Rojo, Manuel Rojo de 2007, donde la Treixadura aparece fresca y fragante pero con notas subidas a levadura de pan que a mi al menos me atascan cuando son mas protagonistas que las de fruta en un vino blanco gallego. Correcto sin más, veremos en el futuro.

Coto de Gomariz de 2007 si fue mas llamativo. Treixadura, Albariño y Loureira son las uvas que figuran en su contraetiqueta como miembros de su composición pero por lo expuesto allí por sus autores, un tanto por ciento conjuga otras cuatro o cinco uvas autóctonos en medidas diversas y prácticamente testimoniales. El resultado es una explosión floral en nariz, con recuerdos de casi todo lo que os podáis imaginar, que después defrauda en boca, aunque se presente muy bien conjugado. Vino interesante por su RCP y por esa característica de riqueza olfativa más que por un cuerpo solvente.


Hasta aquí la mañana. Después, buena comida en un local que quiero indicar por el fantástico trato que nos dispensaron al grupo y por lo bien que comimos. Es Casa Pena en Moeche, a unos 20 minutos de Ferrol y a donde se llega sin demasiados problemas con unas simples indicaciones. Probamos de todo, desde la empanada de Zamburiñas de la casa, muy renombrada, hasta un Foie fresco a la plancha que nunca había probado (solo llegue al micuit) pasando por una buena cecina y un interesante revuelto. La estrella del lugar es la carne de vaca y buey y yo me comí un solomillo de este ultimo, muy rico, aunque mejor la vaca "a pedra" que escogió la mayoría. Postres ricos y variados, digestivos y demás finalizaron la primera parte del día. De la segunda hablare mas adelante, porque la tarde fue de tintos y aquí si que quedo patente lo lejos que se encuentra mi particular gusto del del común de los mortales. Pero eso, mas adelante...

7 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

muy buen post Jose Luis, espero por los tintos;
Me gustaría que me enviaras por mail, si es posible, los que probaste y que no hablas, por curiosidad. No hablas del as sortes.....
A mi el Louro me gustó a secas el dia de la cata con rafa palacios pero tengo una botella aquí para catarlo con calma.
El otro dia di cuenta de Gaba do Xil 07 que me gustó bastante.

Toni dijo...

No sé si comenté que uno de los albariños que más me gustaron en los últimos tiempos fue el Paco y Lola 2007. En la última Guía Peñín lo ponían bastante mal y con sólo 80 puntos.
Pues bien, en el último Sibaritas lo han recatado y lo suben nada menos que a 91 puntos, hablando de una mejora considerable en un año en botella.

Jorge Díez dijo...

Ya me había quedado con gana de probar el Paco y Lola por comentarios tuyos, Toni, pero si eso es cierto ahora es imprescindible. Esa es la prueba de un vino bien hecho, esa mejora al menos en ese plazo. Es decir, lo que falta a la mayoría, en mi opinión. (Hablo, por supuesto, de blancos jóvenes)

SIBARITASTUR dijo...

toni, yo lo probé en salenor y no me gustó nada, me gustó mas el hermano pequeño Rosalía de castro

Toni dijo...

Es curioso. No coincido totalmente ni mucho menos con las puntuaciones de la Guía Peñín, pero en el caso de Rías Baixas suelo estar de acuerdo. Precisamente no compartía esos 80 puntos que le dieron al Paco y Lola 2007 hace un año cuando lo cataron, yo hará un par de meses, pero sí ahora con la recata y 91 puntos.

También coincido por lo alto con los 90 puntos del Pazo de Barrantes 2007, los 94 del Nora da Neve 2006, los 90 del La Val sobre lías (merece algún punto más) y por lo bajo con los 84 del Añada de Baladiña 2004 y los 84 del Zárate Tras da Viña.

Me temo que José Luis no estará muy de acuerdo. ;-)

Jose luis Louzan dijo...

Jejeje, ah puñetero, que bien lo sabias ;·)...

Creo que se da el caso de que tu, Toni, y yo queremos Albariños diametralmente opuestos....
En el caso del Paco y Lola me paso algo parecido a lo que le sucede a Sibarita, que me gusto bastante mas (aunque sin hechar cohetes) el Rosalia de esa misma casa y no el de los topitos (la etiqueta es genial, por otra parte)

Y ademas, para mi, el Nora simple de 2006 fue un vino extraordinario, me encanto. 2007 tambien muy bueno pero el Nora da neve, siendo un muy buen vino... no se... no me cubre la diferencia (abismal) de precio...


De los puntos de Peñin no hablo, ya lo sabeis (ni de los ningún otro). No es soberbia, ojo, es que no me gustan los juegos publicitarios a cuenta del coste y el trabajo de los demas...

Jose luis Louzan dijo...

Sibarita, no hablo de los que no me gustan porque aunque no tenga demasiado peso ni credibilidad, un comentario mío o de quien sea, negativo digo, sobre un vino puede hacer mucho daño (mas que beneficio uno bueno)

Así que simplemente no hablo. Ahora bien, no me gustaron unos cuantos, bastantes, y sobre todo tintos...