miércoles, 30 de enero de 2013

Prueba de realidades que no se ven.

Me acerco por estos lares en el convencimiento de que mis largas ausencias pueden ser (con todo el derecho) interpretadas como abandonos. Y aunque no lo son lo cierto es que a veces lo parecen y por ello piden, por enésima vez, humildemente perdón.

La vida son etapas y en esta a mi me toca tener la cabeza en otra parte (en mi hijo recién nacido, en mi empleo a media jornada, en buscarme la vida el resto del tiempo para salir adelante) y el mundo del vino, en concreto, me viene grande. Me niego a mancillar unas ideas y un universos que para mi son felicidad y descubrimiento con crisis, deudas, luchas laborales o pañales sucios. Por ello mis entradas serán esporádicas pero, tenedlo por seguro, "serán". Mas o menos, pero serán.


Hoy me acerco por dos motivos. Uno es el reciente ranking de vinos. Tras la correspondiente reflexión (realizada de modo mas certero y escrupuloso por el gran Mariano en su blog) me apetece decir un par de cosas "de mi cosecha" al respecto de los 10 vinos seleccionados y sus valores.
Lo resumiré en una palabra incluso; sensatez.

Contra el criterio general en la España del pelotazo, un gran vino no tiene porque costar 50 euros (y tampoco tiene por que costar 2, verbigracia). Los grandes vinos no tiene necesidad de gastar botella con cristal de tres octavos, de vestir etiqueta de diseño ni de cerrar con un corcho de Amorin del modelo a un euro en origen. Los grandes vinos no tienen porqué ser tintos por definición, ni Riojas, gracias a Dios. Los vinos grandes, los memorables, los certeros, solo deben cumplir una regla, compleja y humilde. Esos vinos han de ser "prueba de realidades que no se ven", según el lenguaje bíblico.
Embotellar la verdad, y nada mas, como algunos también definen, muy acertadamente en mi opinión.

Vinos que han de ser puramente lo que son y nada mas. Uva, tierra, sol, lluvia, tiempo y equilibrio. Ahí queda eso. Albamar lo es, Algueira, El Carro. Todos lo son. Desde su humildad extrema, producto de una época donde "tener mas" nunca fue "ser mejor", ni tener mas boletos para perdurar en la memoria.
Vinos realistas, si lo prefieren. Vinos humanos. Vinos ciertos. Certeros. Nobles. Dispuestos.
Vinos hermanos. Sensatez.

La otra cosa que me ronda la cabeza pasa por este video (gracias Joan). Si bien no me gusta el texto si me parecen apropiados el ambiente musical y las imágenes como ejemplo representativo de una parte (menor, por desgracia) de la DO Rías Baixas. La reciente llegada a nuestro país de vinos como este albariño neozelandés  (gracias Jorge Diez) pone ya frente a su mayor miedo a la DO y a los defensores a ultranza de el cooperativismo como "único sistema viable" para el desarrollo de una zona vinícola en Galicia. Aquellos que sacrificaron la diversidad y la singularidad en aras a una carrera sin fin en pos de la cantidad y la promoción como bazas únicas para elaborar vinos en esta DO en concreto. Aquellos que consideraban que promocionar "albariño" era mejor que promocionar "territorio". Aquí tenéis paisanos. Albariño somos todos. Por suerte, Leirana, Goliardo, Albamar, Tricó, Zárate, Do Ferreiro... solo hay uno.

Que cada palo aguante de su vela...si puede.  

A modo de colofón, de mis varias noches de insomnio (ahora razonado y no sobrevenido, como antes) extraigo para ustedes, amable publico, una pieza del estilo de lo que en estos tiempos de miseria humana tan en boga (Bárcenas, ERES andaluces, desahucios, robo y estafa, etc, etc). De la recientemente llevada a la pantalla grande "Les Miserables" esta pieza titulada "I Dream a dream", con interpretación de la gran Ruthie Henshall para la representación del musical en Londres, para mi la mejor de cuantas por ahí circulan. "I Had a dream my life would be, so different from this hell i´m living". Que la disfruten.


8 comentarios:

Joan Gómez Pallarès dijo...

No wine untasted...hasta la victoria final!
Merece la pena que tengas noches de insomnio, caramba.
Un abrazo,
Joan

Toni dijo...

Recuerdo que hace unos años la D.O. Rías Baixas quería prohibir la utilización de la mención "albariño" fuera de de la denominación. Lo gracioso es que en Ribeiro ya era casta oficial de la DO Ribeiro desde 1957, 23 años antes de la creación de la DO Rías Baixas...
También algún político tuvo esas pretensiones. Se puede leer algo de esto aquí.

Qué vayan a Nueva Zelanda a ver si son capaces de prohibirlo...

Smiorgan dijo...

Bueno, bueno...
Hijo recién nacido, y sin avisar, malandrín. Esto quiere decir que en la próxima visita a O Fragón tendremos que pedir una trona :)
Buena reflexión la que haces sobre nuestra amada/odiada DO Rías Baixas. Cuando empiecen a venir buenos "albariños" de por ahí fuera, a ver que hacen.
Y esa foto, no reconozco a todos, pero Rafa, Xurxo y Mariano...que ganas de estar ahí.
Un abrazo.

José Luis Louzán dijo...


Joan; Bien visto¡ Gran frase esa. Lo de las noches lo iremos mejorando (supongo). Me gusta que la selección musical haya gustado ;-)

Toni; En la DO Rias Baixas están descubriendo a marchas forzadas que su "poder" real sobre el mercado fuera de las fronteras de la provincia de Pontevedra es mas bien ninguno.

Las consecuencias a décadas de una gestión nefasta en cuanto a marqueting y difusión (no hablemos ya de filosofía, que seria demasiado largo) se empezaran a ver ahora pero me temo que, a la vista del nulo interés del organismo recto por rectificar, serán irreversibles.

Veremos...

Smiorgan; La trona ya la pongo yo, no te preocupes¡¡ (la de cosas que te regalan cuando nace un niño, por Dios)
Tu preocúpate de venir y preparate que Fran tiene en marcha un plato de carne de centolla y migas que quita el sentido.... :-))

Jorge Díez dijo...

Ánimo, José Luis. Sé que no te rendirás ni podrán contigo y tú sabes que no estás solo. Eso por lo que atañe a los problemas.
Lo del recién llegado se va viviendo y va dando las de cal y las de arena, que tiene que hacerse su sitio ;-)
Y del vino, ¿qué decir? Totalmente de acuerdo con cómo describes a esos pequeños grandes vinos (pequeños precios, pequeñas producciones, grandes vinos verdaderos).
Respecto a la D.O. Rías Baixas ya ni me paro a insistir en lo que tantas veces hemos criticado; también suscribo lo que dices. Y lo que de verdad me importa es que haya gente haciendo buen vino dentro o no de la "etiqueta". Ellos dignificarán la albariño y las demás buenas uvas.

P.D. No tienes que darme las gracias. La información que manejamos los aficionados es para eso, para compartirla y procurar sacarle partido.

Mariano dijo...

Gran post (excepto por lo de Gran referido al que suscribe).

Me cuesta hacerme con tu intermitencia, pero la comprendo y, siendo a este nivel, me doy con un canto en los dientes.

Mis mejores deseos para JM, y espero que nos veamos las caras pronto.

Abrazos,

María Lago Blanco dijo...

Siempre me ha parecido muy pomposa la canción esa y parece que con el paso de los años, no va a cambiar dicha impresión.

En fin, podría haber sido peor (B.S.O. Titanic) ;-D

José Luis Louzán dijo...

Jorge;

Gracias por los ánimos. La verdad es que sobre este particular coincidimos ampliamente pero que no quede por repetirlo.

Mariano; Como diría Pit Bull (el, ¿cantante?) "Ya tu sabes" ;-)

Maria;

Gracias por tu visita. Lamento que te parezca pomposa "I Dream a Dreamed" pero sobre gustos musicales (como sobre vino) cada uno es libre.

De todos modos la distancia entre la BSO de Titanic y Los Miserables es como la que hay entre la Tierra y Marte....gustos a parte. :-)