miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿Porque algunos vinos cuestan tanto.... y se venden?

Estaba yo pensando en esta columna de Diego Rodríguez Rey en Lo Mejor de la Gastronomía y me ha asaltado una duda que, siendo eterna, veo poco reflejada en este submundo dedicado al vino, a su afición, degustación y conocimiento. Y es que, aunque en muchas ocasiones ha salido el tema de los precios nunca nos hemos preguntado dispuestos al debate, creo yo, ¿porque algunos vinos cuestan tantísimo... y sin embargo se venden?

Pongamos un ejemplo real a la vez que conocido; Chateau Petrus. Este legendario vino bordeles ha llegado a alcanzar, de modo corriente y no en añadas especiales, los mil euros por botella. Esta mañana, en una minima búsqueda daba con un Petrus del 92 a 659 €, algo impensable hace dos años. Igual comparativa se podría hacer con otras marcas bien conocidas por todos tanto en Francia (Ch. Latour, Ch. Lafitte, Romanee Conti..) como en España donde caro va unido a Dominio de Pingus y a su vino estrella, Pingus, actualmente a 799 € en Vinissimus (añada 2003). Pero la gran pregunta sigue siendo la misma ¿se paga? y lo que es peor aún ¿los vale?

Dejando a un lado el hecho de que vivimos en una sociedad de mercado donde la demanda justifica el precio y siempre que exista alguien dispuesto a pagarlo habrá productos que tengan un precio, lo discutible aquí serían dos cosas. La primera, si aquellos que pueden acceder a estos vinos tienen capacidad real para valorar la diferencia de calidad. Una cosa es ser millonario y otra conocer, haber probado y saber sopesar la calidad real de un producto como estos. En segundo lugar la duda se presenta por pasiva ¿que hace que un vino así mantenga esos precios por encima del momento económico y añada tras añada?.


Los más veteranos saben que Vega Sicilia lleva décadas ofreciendo su "Único" a un precio siempre superior a los 100 euros (incluso cuando la cosa se cifraba en pesetas) sin que mengüen, según algunos, ni calidad ni por supuesto precio. Y la pregunta sigue flotando en el ambiente ¿lo vale?. Bueno, yo he probado dos añadas distintas de Vega Sicilia, la 94 y la 98, con resultado dispar pero ambas estupendas. ¿Lo suficiente para pagar, año tras año, los precios que cuesta?. Bien, para mí no... pero esta visto que no formo parte de la media, a la vista del hecho cierto de que la bodega de la Ribera continua año tras año en la línea marcada.

Entonces ¿cual es el limite, si existe?, ¿el del tamaño de la cartera de cada uno?, ¿el de la locura enfermiza que lo envuelve a uno cuando de probar vinos se trata?, ¿el puro esnobismo?, ¿la idiotez consumista sin parangón en la que vivimos sumergidos?. Supongo que de todo habrá pero, si es cierto que existen vinos y limites que cada uno se autoimpone en función sobre todo de su capacidad económica pero, también, de su sentido común. Porque al igual que no es oro todo lo que reluce tampoco todo son éxitos continuados al hilo de un Vega Sicilia.

Todos conocemos casos, variados y en múltiples DO´s, de vinos que se han ofrecido de buenas a primeras a precios exagerados para propuestas que eran o novedosas o de zonas no especialmente agraciadas por buenas añadas o vinos conocidos previamente. Y sin embargo, ahi estaban, a 30 y 40 euros, sin rubor algunos, vinos de cepas foráneas, Shiraz, Merlot, Cabernet Sauvignon, a precios de allá pero elaborados aquí. La cosa duro.. lo que dura un suspiro. Una añada y fin del experimento. O dos. La realidad de un vino corriente o directamente malo se acaba imponiendo así que convendremos en que, para pasarse décadas costando más de 140 euros no solo hay que vivir de rentas sino que hay que ofrecer algo más. Pero, ¿Que mas?.


La primera vez que probé un Flor de Pingus, un 2001, lo confieso, me gusto y mucho. Claro que se trato de una nada buena añada (una de las peores dicen) y que el precio fue mucho menor a lo que estila Peter Siseck (65 € me costo) pero el hecho es que, para el bagaje que hace cinco años tenia de tintos de cualquier origen o variedad para mi este era un vino genial. Probé otras añadas tiempo después y descubrí que se puede hacer muchísimo mejor, pero no puedo decir que cuando tome aquel primer Flor de.. me disgustase porque mentiría. Y por aquel entonces habría vuelto a pagar los 65 euros y 70 incluso o mas, porque para mi entonces aquel era un gran vino. Hoy no daría 30 por aquella añada, pero es que yo y mi gusto por el vino ya no somos los mismos.

No digo que suceda con los mas grandes, seguro que no, pero creo que la capacidad de valoración es primordial, fundamental. La única vez en mi vida que tuve delante un Petrus no sabía nada en absoluto sobre el mundo del vino. Recuerdo la etiqueta y la añada, un 1990. Recuerdo el rumor de los que si sabían de lo que se trataba en la mesa. Recuerdo que me hizo mucha gracia aquella silenciosa devoción, miradas cruzas que decían "te has pasado" al que pagaría la comida y que había pedido la botella. Yo lo bebí, una copa, lo encontré mucho mas interesante que el vino de cartón con el que hacíamos el Kalimotxo y... fin de mi recuerdo. Una lástima.

Sea como fuera el hecho es que esos grandes dinosaurios seguirán presentes vaya como vaya el mundo y siempre y cuando ningún cataclismo acabe con sus lugares de origen. Pero, en mi humilde opinión, el tiempo de los otros, los que en base a operaciones de marketing, añadas extrañamente buenas o supuestas bases históricas en una tradición familiar inexistente o insuficiente, ha terminado. Habrá, seguro, coletazos, habrá relanzamientos y novedades pero seguramente tardemos décadas en ver otro tiempo como el vivido, donde el primero que aparecía y se vendía bien, que provenía de la Ribera del Duero o que decía ofrecer un estilo y clase originales y elevadísimos... desde la nada tenia que costar, por narices, mas de 30 euros. La escasez, la exclusividad y la calidad son factores medibles (la ultima en función además de los gustos de cada uno). Ya nunca palets de botellas ocultos por Madrid a la espera del boom navideño. Después de muchos años, cabe el riesgo de que uno se acabe teniendo que beber esos palets a la vista de no haberlos vendido, ni siquiera a menor precio que el de salida.

Jean Claude Berrouet, legendario enólogo de Petrus afirmaba en una ocasión, preguntado por los altísimos precios que alcanzaban sus vinos, que "Yo duermo muy tranquilo. El vino sale a 300 euros la botella de la bodega. Lo demás no es culpa mía".

26 comentarios:

Mariano dijo...

Cuando se habla de vinos a estos precios desmesurados, siempre recuerdo una cata de champagne y conversación con Philippe Cesco, gerente de La Ruta del Vino. Amplio conocedor del mundillo desde diferentes perspectivas, comentaba que el coste máximo que a una bodega puede suponer una botella de vino con el más ambicioso cuidado de las cepas, la más minuciosa selección de uva, el enólogo más reputado, las barricas más exclusivas y el vidrio y etiquetado de mayor calidad... es de 30 euros. Lo demás, es marketing puro y duro.

A partir de esto, yo creo que hay casos. Hay bodegas históricas, que se gastan los 30 euros y que su posicionamiento deriva de años de calidad contrastada, por lo que se pueden permitir esos precios.

Hay bodegas de rancio abolengo que viven de rentas y siguen cobrando lo mismo pese a que han aumentado la producción y en lugar de 30 euros, se gastan 30 céntimos. Su público, los snobs que no saben que hacer con la pasta y que les da lo mismo beberse eso que un bote de mistol siempre que la etiqueta tenga prestancia.

Y luego están los que comentas al final, productores que pretenden posicionarse en la parte alta sin haber pasado por segunda B y que pretenden que nosotros les paguemos el experimento. Efectivamente se estila mucho entre estos el acudir a variedades foráneas. Por poner un ejemplo, ¿cuántos iluminados hay en España que cobran su Syrah de cepas de 10 años más caro que un St. Joseph???

En fin...

Jose luis Louzan dijo...

Lo has resumido estupendamente...
El caso es que, en lo que se refiere a las vacas sagradas yo, en algunos casos, entiendo y respeto que se quiera mantener un prestigio y que se haga, ademas, sustentado por una tradición de calidad.... despues, como dice Berrouet, el mercado marca y decide...

Lo de los otros, lo que citas al final, es otro cantar... porque delito no es, esta claro, pero una tomadura de pelo si lo parece en ocasiones...

Benjamín Berjón dijo...

Esos vinos son artículos de lujo, así que no hay una relación directa entre el costo y el precio final, yo también había escuchado que un vino no podía costar más de 17 euros, en el caso de Mariano habla de 30, da lo mismo que sean 30 o 40, pero de ahí para adelante pagas el lujo. Y como bien dicen; mientras exista gente que lo pague, seguira habiendo vinos en este nicho de mercado. Lo que no hay que confundir en un Pingus con un Romanee Conti, eso sí me parece descabellado, Romanee Conti diría que es el vino más prestigioso del Mundo, mucha historia y mucho vino. Pero para la gente de cartera pequeña existen cosas muy interesantes por debajo de los 100 euros. Afortunadamente.
Yo he tenido oportunidad de probar el Petrus en dos añadas, ya saben juntándonos un par de amigos igual de chiflados que yo, lo peor del caso es que nunca bajaron los angelitos a cantarnos al oído.

Saludos

compangu dijo...

Mi respuesta: la mayoría de las veces, porque hay bastante gente que compra esos vinos igual que si compra un Picasso o un Matisse, y no tienen ni puta idea ni de vino ni de arte... pero tienen lo más necesario en estos casos: muchos duros.
Es triste, pero lo veo así.

A mí ya se me hincharon las "ilusiones", y paso bastante de ver "Callejeros en Marbella" y de todo este tipo de exquisiteces inalcanzables (lease Bullis, Petrus o Belugas).


Me conformo con una botella de Baladiña. Creo que era de 2005, aunque mi vendedor me dijo que era de 2007 (miraré otra vez la etiqueta para asegurar). Además dicho vendedor me recomendó tomarla durante 2009, y esperé a casi llegado el 2010. Acerté de pleno.

Jose luis Louzan dijo...

Benjamín; No se trata tanto de confundir una cosa con otra como de buscar un lugar para cada uno. Para mi Petrus, Romanee o Lafite están a un nivel, por historia y tradición similar a Tondonia en España... aunque los precios sean sensiblemente diferentes...

Pingus es algo de nuevo cuño, cierto, pero en mas de una década sus vinos solo han ido hacia arriba... al menos hasta este año, claro

Compangu; Jejeje... no se quien seria ese vendedor ... cualquier cantamañanas.. Era un 2005, creo, 14 meses en deposito de acero 100% albariño. Una bodega que, por razones que desconozco, decidió dar un giro descomunal de 360º, subir su precio casi dos euros la botella y aumentar su producción un extraño 40%... me temo lo peor...

Toni dijo...

Lo que pasa es que nosotros somos pobres. ;-)

¿Cómo valoramos si un vino vale lo que cuesta?. Difícil. Recuerdo un Penfolds Grange Hermitage que tomé con eldiletante, Jorge Díez y unos amigos y en ese momento sí que pensamos que valía lo que costaba. Y sobre todo un Valdespino Toneles que incluso nos pareció barato los noventa y pico euros que costaba la botella de 375 ml.

De todas formas todo depende de la persona y sus prioridades. Siempre me acuerdo del día que un compañero de trabajo, con mi mismo poder adquisitivo como mínimo, me dijo: "para mañana compré una botella para cenar con la mujer en casa y es de las caras ¡eh!. Casi 6 euros me costó en el..."(sic).

SIBARITASTUR dijo...

Yo parto de la base que un vino que cueste mas de 50 € ya es exagerado y dificilmente explicable desde un punto de vista económico.
Es cierto que el precio es una estrategia de marketing pero para mi es responsable del bodeguero. Al contrario del de Petrus, no estaria tranquilo sabiendo los margenes que hay por el medio y el negocio que se hace de algo que es mío, ahí está uno de los problemas.
La distribución es un problema tambien, estoy a favor de los intermediarios pero siempre y cuando ganen dinero de una manera justa y razonable.
La especulación es una de las premisas del capitalismo, es lo que hay.
Tambien muy importante es la calidad, si pago 12 € y es un bodrio, estaré mas mosqueado que con uno de 30 que me guste sin mas, tiene que haber calidad en todos los segmentos.
Otra cosa es como se sacan los vinos al mercado,puede haber ocasiones que me guste mas un vino con 5 años en botella de 20 € que vinos que salen al mercado a precio muy superior de añadas recientes y catalogados como tops. como valoramos/comparamos el gusto, según precio/marca?, es complicado con tanto vino verde en el mercado.
El publico general no tiene dinero para almacenar e inmovilizar esperando el momento justo del vino.

Smiorgan dijo...

Esa discusión nos tuvo hace poco en casa despiertos hasta pasadas las 2 de la mañana.
Yo creo que es un círculo que se autoperpetúa y muy difícil de romper.
Por lo que sea, un vino ha llegado a costar 1000€, luego habrá alguien que diga, pues hala, para mí, que eso debe de fardar lo suyo. Como él, pensarán varios más, que comprarán más vino. El bodeguero verá que aún a precios disparatados, su vino se vende. Luego, hará más al mismo precio. Y así hasta el infinito.
Por lo mismo, algún bodeguero avispado sabe que, si saca un producto a un precio moderado o bajo, la primera reacción de mucha gente será la de decir, esto será imbebible. Si sale con un precio de los que ya duelen, habrá muchos que digan, esto debe ser buenísimo (recuerdas el hilo en tu blog, Benjamín?)
En fin, yo no se lo que debe valer un vino, ni si todos valen lo que cuestan. Se lo que me gusta cuando lo pruebo, lo que repetiría y lo que nunca.
Ah, José Luis, mira la penúltima cata en mi blog, también hay un Flor de Pingus.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

No quiero parecer snob y por supuesto no voy de millonetis,soy un trabajador medio y con paga media,bueno al grano,soy un enamorado del vino y desde hace unos cuantos años,una vez al año me compro una botella de uno de estos elixires,petrus,romanee,lafite,etc.....,y siempre intento que sea una añada como mínimo correcta,y alguna vez creo que es locura,pero otras entiendo porque valen tanto estos vinos y me olvido del precio y lo estoy disfrutando durante mucho tiempo,ahora bien,lo valen pues a mi parecer sí.
Os voy a poner otro ejemplo,vale lo que cuesta un ferrari o un lamborghini,unos dirán que si y otros que no,y otros dirán que un clio(sin ofender a nadie)realiza el mismo trabajo que los otros dos.Pues un día estando por Madrid en un circuito tuve la oportunidad de probar estos dos bólidos y creerme,sales diciendo que valen cada euro que cuestan.
Lo que es indudable es que en gustos ya sabéis.....

eldiletante dijo...

Yo creo que no hay que confundir , aunque en la práctica se confundan, snobismo con la escasez de las cosas únicas.

Hace poco me comentaba un distribuidor de vinos, que se estaba quejando de lo que estaba sufriendo el mundo del vino, que iba a comprar alguna botella de Petrus. Decía que había mercado para Petrus y que no lo había para el vino que , costando 10 veces menos, ofecía solo un poco menos. El sentido común, con toda la razón del mundo, dice que eso tiene un poco de absurdo,....

pero ese poco menos es importante. En el mundo del vino hay suelos únicos con variedades únicas que solo se dan de esa forma en ese sitio. El precio lo marca, desgraciadamente,entre otras cosas, la oferta/demanda. Y si Petrus hace 10.000 botellas, pero hay 5.000 millonarios que quieren comprarse una caja de esa cosa única, el precio subirá hasta lo que esté dispuesto a pagar el último de ellos.
Y hay mucha gente con mucha pasta , por una parte, y pocas botellas realmente únicas, por otra.

ESo, claro , genera inercias, y ganas de subirse a la burra de otros que solo se fijan en lo accesorio y en la pasta que pueden sacarse. Vendeburras ha habido siempre.

POr otra parte, el coste material de un Picasso es de un par de euros , y se vende en millones, ¿los vale?.

Jose luis Louzan dijo...

Jo, como mola ver tanta gente y tan buenas y argumentadas opiniones... por estas cosas paga el tener abierto un blog.. gracias a todos...

Antes de nada, Anónimo, gracias por participar pero en este espacio me gusta que la gente se identifique siempre, aunque sea con un nick inventado, da igual, pero me gusta dirigirme a alguien... en caso contrario, por norma general ineludible, borro el comentario... por favor identifícate para que podamos continuar contando con tu acertada y muy interesante respuesta. Gracias.

Para los demás, me parece que el Dile da en el clavo con su aserto final " el coste material de un Picasso es de un par de euros , y se vende en millones, ¿los vale?."... estoy de acuerdo pero yo añadiría ¿en que casos, del mundo del vino, hablamos de arte?. Un Romanee, un Petrus ¿son arte?... seguramente si, son realmente piezas únicas, exclusivos y representan en saber hacer de personas especiales en este caso escenificando algo natural como la uva, vale..

Pero ¿un Vega Sicilia es arte?, ¿es menos arte porque cuesta menos o porque hay mas unidades?. Como dice Toni, tal vez todo depende del prisma de cada uno y para un neófito total seis euros son un escándalo... o como dice Sibarita el bodeguero (el artista) debería estar mas en contacto con la realidad de los precios que termina por alcanzar su obra... o quizá como afirma Smiorgan, hay mucho "listo" que se ha dado cuenta de que en demasiadas ocasiones un precio bajo nos da una equivocada perspectiva previa de baja calidad...

Mezclamos arte, efímero, salido d la genialidad y de la inspiración con un hecho puramente mercantil y esto suele ser complicado...

Toni dijo...

En el caso que comento, mi compañero no es que sea neófito, es que es un cutre. ;-)

SIBARITASTUR dijo...

El hecho de que alguien pague por algo no significa que lo valga.
Los pisos valen un 20 o 30 % menos que hace dos años, significa que valian lo que se pago por ellos en su dia?, NO, para mi no, significa que era un precio que habia y la gente pagaba eso, pero es evidente que no los vale.

Jose luis Louzan dijo...

Jeje, Toni.. a lo mejor es que somos nostros unos cabezas locas y tu compañero un moderado caballero... ;-))

Sibarita; con ese tema entramos ya directamente en cuestiones de pura filosofia politica y en el eterno debate entre comunismo y capitalismo. La`parabola de la tarde de nabos y la tarde de manzana. Para Marx (el utilizo otros ejemplos, pero por simplificar) un obrero puede convertir un nabo en un fantastico postre en base a su esfuerzo, capacidad y preparación. Por contra, un mal repostero podria estropear unas fantasticas manzanas y hacer intragable una tarta hecha con ellas...

Con esto se pretendia desprestigiar el valor de mercado de las cosas y sublimar el valor del esfuerzo colectivo. Pero el caso es que, probablemente, existen muchos viñedos en el mundo que ofrecen frutos mejores que los del viñedo de Petrus, por ejemplo. El caso es que el de Petrus cuesta (no vale, ojo, cuesta) 1000 euros de media y esos otros "mejores cestos de manzanas"... pues no.

Jose luis Louzan dijo...

.... que malas son las mañana. Donde dice Tarde quiere decir Tarta...

Smiorgan dijo...

Y cuando ya ha salido el tema vivienda y precios de otras cosas, recuerdo otro debate de hace no mucho en casa. Los programas del corazón están ahí porque la gente los ve, o la gente los ve porque no hay otra cosa? Petrus cuesta 1000€ porque la gente los paga, o la gente los paga porque alguien ha decidido que Petrus cuesta 1000€ y si lo quieres probar, esto es lo que hay?
Porque ese es otro tema. Es cierto que normalmente la demanda ajusta los precios de la oferta, pero en muchas ocasiones el que oferta decide cuanto va a a costar lo que pone en el mercado, y si sabe utilizar una buena estrategia, su precio es el que se acaba pagando.
Saludos.

Toni dijo...

Lo que dije antes de que lo que pasa es que nosotros somos demasiado pobres era una coña pero en el fondo puede que haya algo de verdad. Nos puede parecer que 1000€por una botella de vino es un despropósito pero conozco gente a la que pagar 40€ también les parece un despropósito por una botella de vino y no es gente de pocos recursos precisamente.

Al final el valor de las cosas es siempre muy relativo y depende de las personas.

SIBARITASTUR dijo...

Cagun diez Jose Luis, hablo de que todo esto de los precios puede ser por una consecuencia del capitalismo y me sales con el comunismo y Marx, diiiiiooooos, nooooooo.
Si tuviera mucha pasta, seguramente compraria una botella de petrus y un piso, pero seguramente seguiré pensando que estan pasado de precio.

Jose luis Louzan dijo...

Pues es cierto... este es uno de esos debates en los que todos tenemos parte de razón, dado que son tantos los prismas, tantas las formas de ver el asunto que en cierto modo todo lo dicho es correcto..

Pero centrándonos en el caso vino... yo creo que el modo en como solemos describir aquí la cosa, es decir, que un vino que nos costo una pasta nos gusto tanto, nos dio tanto que nos olvidamos del precio y viceversa, que un vino de 15 euros nos resulto tan intragable que nos pareció un insulto el precio...

La famosa RCP que, por ejemplo, Sibarita ha incluido en sus notas de cata (muy acertadamente por cierto) .

pisto dijo...

Hola a todos,

el tema de la anotación es apasionante, y los comentarios son... miopes en el sentido de Levitt (1960).

No podemos juzgar a Petrus exclusivamente desde nuestra situación de aficionados al vino que tratan de exprimir al máximo el placer que obtienen de cada euro empleado en una botella de vino.

Esa es una visión miope de lo que es el mercado del vino, en el que hay compradores con necesidades muy diversas que van mucho más allá de las nuestras (afortunadamente para José Luis).

Existen vinos como Petrus porque el vino, como dice Benjamín Berjón, no sólo es un alimento. Solventa diversas necesidades, desde la del mero alimento a necesidades de autorrealización, pasando por las necesidades sociales (status y demás) o las hedonistas (placer sensorial).

Volviendo al tema central: ¿Vale Petrus lo que cuesta? La respuesta es que depende de lo que te haya llevado a Petrus en primer lugar. Si es por su capacidad de dar placer, yo digo que no (no me ha matado en ninguna de las ocasiones en que lo he probado). Pero si lo que te lleva a Petrus es una necesidad social... quizá sí.

En fin, teoría del intercambio puro y duro, tal y como lo formuló Bagozzi en 1975. Para tener éxito en un mercado (bodega, distribuidor, tienda), hay que comprender por qué los individuos se comprometen en situaciones de intercambio (¿por qué se compra Petrus?) y como se crean, resuelven o evitan esos intercambios.

¡Salud y buen vino!

Jose luis Louzan dijo...

Gracias Pisto... busco a ese Bagozzi arduamente, me has dejado tocado con las relaciones de intercambio...

Pero tienes razón y esto solo deja claro lo enorme que es el prisnma por el que debemos ver esta circunstancia... las caras que tiene...

pisto dijo...

José Luis,

déjame unos días (que ando desconectado del trabajo) y te lo envío en pdf. Desde casa tengo que configurar una VPN y me está dando problemas.

Si tienes acceso a bases de datos científicas (tipo SagePub, Ebsco, etc.), busca lo siguiente:

Bagozzi, R.P. "Marketing as Exchange," Journal of Marketing, 39, October 1975, 32-39.

Tampoco te creas que lo que dice Bagozzi lo vas a aplicar directamente a la gestión de La Vitualla ¿eh?

Jose luis Louzan dijo...

Jejejeje... no, no, seguro que no... pero esta bien leer cuanto mas mejor y saber cuanto se pueda... todo sirve para algo al final...
Lo único es el ingles que lo llevo mal... pero, todo se andará. Gracias

Maria dijo...

No entiendo mucho esto de los vinos, pero quisiera saber si del vino de uva, el vino blanco es del mas suave o es el vino tinto.

Saludos,

María

Jose luis Louzan dijo...

Hola Maria, gracias por participar...

No entiendo tu pregunta pero creo que, ara no saber de vinos enlazas fantasticamente con esa pagina de vinos argentinos... pregunta allí mejor.

Anónimo dijo...

¿Ves? María no es que sea miope, es que tiene una ceguera comercial paradigmática.

No sólo entra a anunciar una página que no vende en nuestro país, ni en nuestra moneda, sino que lo hace de la forma más burda y sin aportar nada.

En un claro ejercicio de analfabetismo de Marketing por el que me temo que cobra, probablemente a destajo (tantos enlaces nos consigues, me imagino que a un peso argentino cada mil enlaces aproximadamente).

Yo buscaría un equilibrio de Nash y quitaría los enlaces. Si saben que los quitas, no les sale a cuenta entrar y escribir puritas webadas.