viernes, 18 de septiembre de 2009

Cata comparativa de tres tintos Gallegos.

Conste que en esta cata no hay ánimo competitivo alguno. Se hizo con la única intención de evaluar, desde tres ópticas distintas, la forma de los tintos de cabecera de la Ribeira Sacra en la franja de precio medio (menos de 20, mas de 10). Quisimos que fuese cata de cuatro pero fue finalmente de tres, dos habituales y un "invitado" con ganas de armarla. Al grano;


Abrimos por pares. Primero los dos principales y mas "igualados" contendientes. El Lalama de 2005, de Dominio do Bibei, Ribeira Sacra, viñedos de Mencia, Brancellao (prestada) y Garnacha Tintorera. Fermentación en barrica de 500 litros de roble francés. Criado a posteriori en madera durante 16 meses y otros cuatro mas en foudres. Asomó suave, con leves torrefactos, tostados muy leves a 14º. Al subir la temperatura siguió algo flojo pero muy presente, con presencia de algo de cuero y cuadra, muy leve. Fruta. En boca cierta acidez inicial rápidamente corregida. También cuero y bichos que apuntarían ¿al fin de un recorrido?. No, enseguida se compone y perdura. Fácil de beber. Gran vino. Una Oreja y mas pañuelos blancos.


La otra mitad del par. Régoa TN de 2007. Aun no esta en el mercado, por lo que nos asomamos a la copa con cierta precaución. Macerando en depósitos de acero inoxidable con remontados, y posteriormente en barricas de 300 litros de roble francés Alier. Mencia y Alvarello. Inicialmente también se mostró tímido, reservón, escondiéndose tras la baja temperatura inicial (14º). Al poco se abre, al cuarto de hora. Cálido, abierto, fácil de beber, menos corpulento en la comparación pero con carácter, mas pulido, mas hecho. La sensación en boca es mas racial, mas "brava" pero en el sentido positivo, de querer marcar distancias, de querer ser "alguien diferente". Al cabo de una hora se mostró compuesto como pocos mencias que haya bebido, decidido, certero, y muy goloso, mucho. Un vino serio. Ojo con el. Una oreja y petición de la segunda que el presidente no acepto.


El cierre al trio. Muestra de control y recata porque ya lo habíamos probado haya por finales de Julio, junto a sus hermanos. Se trata del Guimaro B2M de 2007, segundo barrica de la casa, nacido para ocupar en España parte del inmenso hueco dejado por el B1P (El Pecado... confuso). Vinificación catorce meses en barrica, viñedo de Mencia en exclusiva de una única finca, en roble francés y asesorado, en parte, por Raúl Perez (quiera esto decir lo que quiera decir).
Asoma mas sucio, mas bravo y mas displicente que ninguno de los otros dos. Mencia en estado puro, fruta, gama de acideces, mas recurrentes al principio, mas encubiertas al cuarto de hora y mucho mas suave y afinada a la hora de abierto. Falta algo de tiempo pero solo en mes y medio se nota cierta evolución hacia terrenos mas agradables, de trago cálido sin aristas y con mayor estructura. Gusta pero con reparos. Ovación y vuelta al ruedo, pero sin trofeo.


A mi al menos, a modo de resumen final, la cata me deja la sensación de que la buena salud exhibida por los tintos gallegos en los últimos años viaja a toda velocidad hacia adelante. Los vinos crecen, se abren, ofrecen, pero sin "cosas extrañas", sin aromas inadecuados e incomprensibles, sin efectos especiales y sin operaciones extrañas (al menos por ahora). Solo viña, seriedad, esfuerzo y trabajo. Y al final la Mencia, la Alvarello, la Brancellao y el tiempo. Donde quiera que se haga. Aquí tres ejemplos. Me gustó la muestra. Me gustó mucho.

8 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Yo probé el Regoa TN en la bodega, es el mismo que el básico pero con madera o son viñas seleccionadas?.
El lalama lo he comprado hoy,mañana lo beberé

descorche dijo...

LaLama me parece el más elegante de los tres (por cierto, también lleva mouratón), y cada añada que pase será más fino, ya que cada vez habrá menos madera nueva. Lo confirmo tras haber probado en bodega el 2006.
Régoa va por el buen camino también, pero le hace falta años para conseguir ese punto óptimo de maduración que le conviene (creo que en 2006 se pasaron de maduración; 2007 parece que ajustaron mejor pero habrá que re-catar).
En cuanto a Guímaro veo una gilipollez sacar dos vinos iguales-pero-no que lo que va a hacer es que uno se agote pronto, el otro quede ahí, y el consumidor neófito quede totalmente confundido.
Y ojito, porque parece que Raúl le pilló el gustillo a eso de sacar vino-estrella y hermanito gemelo. No le veo las ventajas.
Volviendo al hilo: SÍ, José Luís, los tintos gallegos gozan de buena salud en ese rango.

Jose luis Louzan dijo...

Sibarita; El Regoa TN son viñas seleccionadas y madera en mayor cantidad (y formato) pero en mi opinión con una clara intención de perdurar... de perdurar mucho, ademas. Lo mejor de ese vino llegara en algunos años y durara,y durara... como el famoso conejito de las pilas...(emho, claro)

Descorche; Lalama tiene un corte mucho mas comercial que Régoa (comercial en el sentido práctico de la cosa, para nada negativo) y eso, creo yo, lo hace ,mas accesible, menos "primitivo" que como se presenta Régoa TN... aunque por contra creo que en el caso del de Bibei la longevidad se puede ver comprometida por esa suavidad de formas inicial, que en Régoa no se aprecia. No lo puedo asegurar pero es una sensación que tengo...

Por otra parte, lo de la Mouraton en la composición de Lalama lo habia oido tambien, aunque en la ficha que se adjunta al vino de 2005 no figura (figuran Mencia, Brancellao y Garnacha tintorera como variedades presentes...)

Aunque, en la linea del hilo, decir que tras una jornada excepcional ayer por tierras de O Salnes puedo decir que los tintos de Rias Baixas (al menos los de Forja do Salnes) siguen por un camino tambien envidiable y muy enriquecedor... tremendo el Espadeiro y el Caiño... tremendos.

eldiletante dijo...

Yo probé el Lalama 2005, que recuerdo que me gustó y que era , efectivamente, algo fácil. Me pareció también que le faltaba un poco de punch. En todo caso , me gustó bastante más que el Régoa normal, al que no le cogí el gusto, y que me pareció un vino desequilibrado, y bruto en el peor sentido de la palabra.

SIBARITASTUR dijo...

Dile, estoy de acuerdo con tu opinión sobre lalama 2005 pero no sobre el regoa, aunque quizá un poco bruto (potente, aunque tampoco mucho)

SIBARITASTUR dijo...

Bueno, sobre el lalama decir que no me gustó mucho, dile lo define bien pero a el le gustó y a mi no demasiado.

Jose luis Louzan dijo...

Régoa 2006 era un vino muy complicado, bravo, basto y difícil. A mi no me gusto nada e nada. Sin embargo, 2007, ofrecía ya una evolución hacia adelante, en positivo muy grande.
Este Régoa TN es otra historia, con las mismas virtudes pero mucho mas afinado y equilibrado. Solo transmite las ínfulas propias de los vinos que no tiene prisa..

Yo creo que cada uno de los tres es bueno en su estilo y de una calidad precio bastante aproximada a lo que pueden ofrecer... pero, al menos a mi, me ha dado mas ganas de volver a probarlo el Régoa TN que los otros dos....

PabloElFlamenco dijo...

Soy Pablo, PabloElFlamenco, de Bélgica. Hicé mi primer Camino de Santiago, él Sanabrés (o Mozarabe).
Cada dia me compré una botellita, hombre, muy humilde ...de Mencia. Asi probé algunas botellas de vino tinto Gallego. Pa regresar en mi pais, compré en una buena tienda de Pontevedra una botella de Guimaro 2008 (bastante barrata) y me sera un placer descubrirla despues de un ratito de descanso en mi bodega. A mi siempre me ha gustado el estilo "fresquito y afrutato" de la Mencia de Galicia (nunca probé las de barrica...) en comparasion de los poderosos del Bierzo.
Unos saludos desde Bélgica...