martes, 14 de octubre de 2008

Crónicas Parisinas. Preámbulo

Después de este periplo no dudéis que pasare días, semanas tal vez, tratando en vano de exponeros aquí lo que a mi me produce visitar esta ciudad, este santuario de la cúspide máxima de la civilización occidental, este lugar de privilegio y donde quien disfrute de la cultura puede lograr el éxtasis. Gracias de antemano por vuestras felicitaciones a todos ( aunque dado mi aspecto a los 34 no estoy yo por celebrarlo demasiado, jeje, es broma) y vamos al ajo, que hay mucho que contar.


París es una ciudad de mas de dos millones de habitantes aunque en su área metropolitana congrega a cerca de nueve, convirtiéndose en una enorme metrópolis. Esto no se traslada en exceso al carácter de la gente, que con las prisas propias de toda gran urbe sigue sin embargo guardando costumbres de pequeña villa. Por ejemplo, los parisinos son bastante mas amigos de comprar en pequeñas tiendas que en grandes superficies. El pan en la panadería (boulangerie) el vino en la tienda de vinos (cavistas) y la carne en la carnicería (boucherie). Por esto toda la ciudad, toda, esta sembrada de pequeñas y grandes tiendas dedicadas a una o como máximo dos actividades. Hay supermercados y cadenas de ellos como los Monoprix y grandes almacenes, pero en estos últimos la ropa y los productos para el ajuar casero son los protagonistas, salvo excepciones como la planta gourmet de las G. Lafayette o la tienda gourmet de Le Bon Marche, de nombre La Epicceri de París.


Para todo lo demás tiendas especializadas, Pasticceri, Chocolateri, tiendas de Paté y tiendas dedicadas a licores, caviar, vino, cognac en exclusiva o a cualquier otro producto susceptible de tener alguna clase de clientela. Y mercados.


París esta sembrada como de setas en el bosque, de pequeños mercados con diez o doce puestos de productos frescos o con comida preparada. Pescado, carne, pan, pasteles, "macaron" o, por supuesto, queso se unen a mas ropa, flores o souvenirs en perfecta comunión. Y puestos callejeros de sandwich, aunque aquí se entiende por sandwich también cualquier tipo de bocadillos a base de pollo (poulet) con verduras frescas, de salmón, de jamón, atún, etcétera.


París es un sin parar de vida, de actividad, de energía, de coches y motos, de personas y en bastantes zonas, de lujo y oropel. Y de miseria, por desgracia, en una ciudad que si duerme, y que además se recoge pronto. A partir de las siete y media de la tarde las tiendas comienzan a cerrar y a las ocho y media o nueve la sensación en la calle es similar a unas doce de la noche en cualquier ciudad española. Y no parece una ciudad segura, porque no decirlo. Demasiada gente, y no toda plácidamente instalada en la sociedad de consumo. Pero en lineas generales hablamos de un lugar sin demasiadas complicaciones en este sentido.

París es mucho. Mucho mas que los lugares, mucho mas que las personas y mucho, muchísimo mas que el Senna y que las amplias avenidas y los grandes bulevares. No voy a ser capaz de transmitíroslo, pero lo voy a intentar. Comenzamos.

11 comentarios:

Jose luis Louzan dijo...

Como se puede apreciar (jejeje) he vuelto¡¡¡

Mikelson no se si llegare para que te sirva pero de Santiago lo mas apreciable:

Linea megaguay/algo caro; O bien Casa Marcelo (C/Huertas, justo enfrente a la plaza del obradoiro, bajando unas escaleras que hay pegadas al Hostal de los Reyes Catolicos) o bien ACIO (C/ Galeras) o en la misma calle EL MERCADITO.

Linea guay/algo mas barata: en Rua de San Pedro (casco histórico junto al museo de arte moderno y Santo Domingo de Bonaval) el "16" situado en ese numero o el "Casal do Cabildo". Producto,producto,producto los dos... y muy asequible (linea 20/35 euros por cabeza todo incluido)

Así a bote pronto es lo que se me ocurre. Antes de cenar podrias pasar a pinchos en la Rua do Franco y la paralela de A Raiña. Desde los clasicos mejillones "tigres", hasta la tortilla y las croquetas del San Jaime o el pincho del Abellá a base de filetito de ternera con patatas fritas tipo bolsa pero de verdad....

A los demas;

Guajeeeeeeeeee¡¡¡¡ que grande eres, me voy a leer el post de Arzak (que suerte tienes paisano)

Compangu; gracias tio, 34 añazos puestos en fila uno detras de otro. Lo que lamento es haber llegado tarde para lo de los vinitos pero ya contaras como fue la visita...

Tony; ya tengo lo tuyo, mandame una direccion y te lo remito por correo ¿ok?

skid loader for sale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
compangu dijo...

Bienvenido al redil, a ver qué tal nos describes "la ciudad de la luz", pero con precios, por favor.

De mi visita galaica, un nombre "Antonio Montero". Como ya imaginarás, no me refiero al ¿periodista? ese del hígado con cabeza de Frankestein. ¡Joder con el Ribeiriño! Está de empezar y no parar.
En un encargo que tengo previsto hacer a cierta tienda de exquisiteces con domicilio social en un lugar perdido de la mano de Dios, tiene que estar este vino. Aunque luego me encomiende en las manos del dueño, ese vino tiene que estar.

Y por lo demás, al final fue una visita más "familiar" que "de ocio", pero aun así ratifiqué que el pulpo un pelín duro está riquísimo (en Lugo lo cuadran), que la tortilla de el "SAINT-YAGO" está mucho mejor que la del "SAN JAIME", tanto en precio como en calidad, y que en Santiago de Compostela es la Historia la que te observa a ti, y no al revés.

Ligasalsas dijo...

París huele a pan. En París venden mucho queso artesanal y muchas liebres y lo venden en cualquier parte. El vino es excesivamente caro y la pastelería deliciosa. Hay señoras en bici y casi en cualquier sitio se puede comer realmente bien por 30 euros.

París es la ciudad de la gastronomía.

Jose luis Louzan dijo...

Ese A. Montero la tienda que dices lo tiene, si jejejeje, y si, esta bastante bueno.... De todas formas a pesar de lo familiar de la visita veo que lo basico lo "cataste" todo, muy bien, así me gusta fiera jeje

Liga, Paris para mi debería ser obligatorio en las escursiones de las escuelas..

Gourmetdeprovincias dijo...

¡Qué envidia de viaje! Conocí Paris en diciembre de 2005 y desde entonces estoy deseando volver. Quién sabe, igual no tardo demasiado.

Por lo demás, en cuanto a tus recomendaciones de Santiago, déjame añadir alguna personal. Precio Medio (sobre 30/35€ bodega moderada incluida): Ana, en Sar, realmente bonito; Arrocería Mediterráneo, a la entrada de Conxo; De Carmen, en la Volta do Castro, saliendo de Conxo hacia A Rocha. A unos kilómetros del centro, Roberto (Sales, Vedra) en una gama alta, Pazo de Adrán (Adrán, Teo) en una algo más contenida (35/40) y Patiño (Cacheiras), sobre 35€. Y en plan producto y nada más que producto, el Quitapenas, en Sar (35/40), San Clodio (exclusivamente las carnes. Sobre 25€), O Botillo, en la carretera de Ourense (también las carnes. Sobre 25€) o Neira, en Solláns, a la salida de O Milladoiro (unos 25€).

En más barato, Garum Bistro (antes Garum a secas), con muy buenas recomendaciónes y gran relación calidad/precio. Al otro lado de la plaza, La Bodeguilla de San Roque, buena selección de vinos y algunas tapas interesantes para acompañar.

Por lo demás, solo decir que yo no metería en la misma gama de precios Marcelo (60 + bodega), Mercadito (42) y Acio (unos 30 + bodega).

Anónimo dijo...

¡Buenos días Jose & Marisol!

París es chulo chulo, y lo podía se más si no hubiese franceses, pero en esta vida todo no se puede tener. ¿El presupuesto dio para comer en algún restaurante de los güenos? Yo he estado en París en 4 ocasiones y me parece super cara, en todas las ocasiones iba a franquicias de comida guarripeich, y en una de estas veces comí con mi mujer en la franquicia Hipopotamus una hamburguesa para cada uno y una ensalada con algo para beber 75€ más/menos, y todo super normalito. Es verdad que en esa ocasión que fue la última, hace 7 años, todavía no estaba ni mucho menos metido en este mundo de las recomendaciones de restaurantes, me imagino que hubiese sido más barato y mucho mejor, mi experiencia total fue de hamburgueserías, pizzerías, italiano, y otros de bocatas, na más...

En París es verdad que tienes posibilidades de presenciar todo tipo de espectaculos, galerías, museos.. Yo en todas las ocasiones visite la ciudad para acudir a una feria y me dejaba poco tiempo para el turisteo, pero solo pasear por sus calles y acercrse a las más emblemáticas ya es mucho. ¿Subiste a la Torre Eifiel? No lo recuerdo muy bien pero creo que pagabas en función de que planta visitabas, ¿No?

Bueno, ya os tenemos en casa, ya puedo dormir tranquilo.


GUAJE

Toni dijo...

Tengo que volver. Ya hace 14 años que estuve y en aquella época la gastronomía y los vinos no estaban entre mis priorodades.

Guaje, no coincido contigo en tu apreciación de los franceses. He estado muchas veces en Francia y en muchas regiones y son la gente más educada y agradable que he visto en Europa con diferencia.
Para bordes y gilipollas los ingleses. Esos si que me parecen unos cretinos salvo contadas excepciones.

Anónimo dijo...

Toni

Es que yo he vivido toda mi vida en Irún, en la frontera con Hendaye (Francia), y les he aguantedo desde chaval a las juventudes galas sus borracheras escandalosas y desagradables en mi pueblo. No es que fueran a pasarselo bien, es que los jodidos iban a beberse hasta el Bidasoa.

Pero es "un decir", por supuesto que habrá gente estupenda. Ahora que lo dices y yo me doy cuenta, ¿Viajas más que las maletas de la Piquer?

Un saludo Toni.

PD: que no se te olvide venderme el blog por lo acordado!!!




Guaje

Jose luis Louzan dijo...

Sobre los Parisinos voy a decir algo en el próximo post pero ya adelanto que me situo entre Toni y el Guaje. Siempre en medio vamos jeje

GdP; la culpa es mia por no redirijir determinadas consultas a los autenticos residentes en las plazas solicitadas... un lujo de listado si señor..

eldiletante dijo...

Felicidades de las de verdad por esos años tan bien llevaos...

Qué suerte de viaje. Mi hermana estuvo trabajando allí unos años y fui a visitarla unas cuantas veces. Fue allí donde me aficioné a los quesos, a las baguettes y a los croissants "aux bêrre".

En cuanto a los parisinos suelen ser muy educados pero bastante estirados, distantes, y , aoenas pueden , un poco bordes. Esto dicho a forma general, es decir, que entiendo que abunda un poco más por allí que por otras partes. Yo, por lo general, amo cada vez más Francia, pero los franceses me suelen caer bastante mal, también con las lógicas excepciones.