viernes, 27 de febrero de 2015

La moda

Estaba pensando que es curioso como el vino lo retuerce todo. Esto viene al caso de varios vinos que en el pasado me gustaron pero que, por circunstancias, cambiaron en su configuración o autoría y, ahora, en este momento, me gustan menos o nada.

Y no pasa en un solo caso. La cosa es que siempre hay un motivo, aunque muchas veces uno no lo conozca, para que algo sea de una cierta forma. El principal ejemplo y detonante de este pensamiento parte de un vinazo espectacular que en su día hizo a muchos (no a todos, por lo puntuado este año en TWA) girar la mirada en dirección a los tintos Rías Baixas y a sus variedades de procedencia. Caiño, Sousón, Brancellao... unas perfectas desconocidas que saltaban a la palestra formando parte del Torroxal Tinto de 2004. Un vino complejo, que me obligó a interminables explicaciones a clientes y amigos sobre porqué "este albariño es tinto". Un "albariño tinto", así mismo lo definían. Que tiempos...

Corría 2007 y este vino estaba bueno. Hoy, años después, por mediación de terceros (porque es difícil conseguir esta añada concreta hoy en día) descubrimos que como era de esperar, ademas, mejoró. Un tinto condenado al ostracismo mejoró. Casi 8 años después de aquella salida al mercado los tintos Rías Baixas son una realidad certera y valorada. Pero Torroxal no existe. En 2009 el grupo Valmiñor compraba la bodega y sus golosas 27 hectáreas y la cosa terminaba para siempre. Si, Valmiñor insiste en un tinto de aquellas cepas, pero como es lógico, no es lo mismo. Diferentes principios, distinta filosofía. No es lo mismo.

Hay muchos casos similares. De la lista de vinos que en 2008 me gustaban, de pequeños productores y con identidad y filosofía compartida hoy muy pocos me siguen pareciendo buenos vinos, interesantes o merecedores de comentario. He cambiado yo, seguro, pero han cambiado ellos y algunos mucho. Detrás de ese cambio hay razones variadas. Cambios de gestión, cambios de propiedad o de enólogo, cambios económicos o empujados por el mercado. Vinos de los que se hacían 10.000 botellas (albariños, sin ir mas lejos) pasaron a tener añadas de 180.000 en un par de vendimias. Vinos de viñedo propio multiplicaron su producción comprando uva. Ojo, no unos quilos, no. Mas del 75% de su actual producción.

Se que hay gente "afilando canino" y esperando a que empiece a citar bodegas y vinos. No, hoy no toca. Las razones de cada uno para convertir un gran albariño, por ejemplo, en uno mediocre con una botella rococó tienen muchos origenes y hasta justificaciones. Es muy difícil vender vino, mucho mas hacerlo desde la humildad y las estrecheces de quien empieza y embotella, por ejemplo, 5.000 botellas de un tinto y muchas mas desde cualquier sitio que no sea la Ribera o la Rioja. Cuando uno tiene que pagar facturas, impuestos y deuda no piensa en el campo, la viña y el respeto al terruño. Piensa en vender. Y ese no es el mejor escenario para la filosofía, lo biodinámico o para pensar en recortar quilos por el bien de la calidad. Dicho todo esto, quiero romper una lanza por Bernardo Estévez (Issue, Mai...) que es la pura demostración de que se puede poner por delante el campo, la viña y el vino. Por delante hasta de la comodidad de uno mismo y de los suyos.


Hace unos dias probé un Refugallo de 2009 (tinto de Dominio do Bibei). Recuerdo claramente que este vino no me gustó cuando lo probé en 2011. Y sin embargo, tres años después, es un buen vino. No voy a exagerar. Es un buen vino, punto. Pero es que era un vino mediocre, al menos para mi. Este mismo. Y sin embargo ahora no.

Decía Becquer que "El mundo es un absurdo animado que rueda en el vacio para asombro de sus habitantes". No se en general, pero en el mundo del vino es así. Las cosas pasan y en general nadie sabe muy bien porqué. Nadie sabe muy bien porqué lo que era un buen vino en 2008, por ejemplo, termina siendo uno mas del montón en 2014. Pero así es y ese es el reto.

Seguro que quedan aún en las bodegas de algunos restaurantes botellas sueltas de Torroxal 2004. Nadie les presta atención, como a aquel A Torna dos Pasas de 2001 (el Ribeiro tinto básico de Luis Anxo Rodríguez) que una vez degustamos yo y su distribuidor en la ciudad en un restaurante coruñes. Una botella que a nadie llamó la atención en la carta de aquel transitado restaurante. Otro tinto mas que no le importa a nadie pero que, como el Torroxal, es guardián de unos inicios que algunos ignoraron sistemáticamente. Una web, por ejemplo, le otorgaba entonces 12.5 puntos sobre 20 y decía que para disfrutarlo había que bebérselo ya, en 2007. Si, si, esa web. No ese catador, pero si esa web.

La moda amigos. La moda. A todos le toca. Ahora toca decir que lo que transgrede, lo que aborda el pasado como un valor y no como una rémora, lo que explora zonas y variedades es lo mas chic y mola mazo. Lo dicen los que no lo vieron venir (admisible) y los que no lo quisieron ver porque vivían muy tranquilos en las catas mastodónticas de cooperativa. Lo dicen los periodistas que con la derecha firman la revolución y con la izquierda cobran de las DOs y de las bodegas industriales. Lo dice todo el mundo, y está bien. Es bonito. Hasta enternecedor.

La moda amigos. Esa hijaputa.









* Fotos del fondo del blog y de mi autoría.

5 comentarios:

Juncal Alimentacion dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juncal Alimentacion dijo...

Recuerdo cuando salio al mercado Torroxal, el grandisimo esfuerzo comercial que hicieron para situarlo en restaurantes y tiendas, pero no consiguieron el retorno esperado, volviendo la vista atras seguro que es facil corregir errores, salir con 57.000 botellas de Tinto Rias Baixas pudieron ser muchas, quizas demasiadas para aquel momento.
Esas hectareas llevan varios años reinjertadas con blanco, menos una pequeña cantidad que sirve para sacar un tinto y un rosado. La marca pervive con un vino blanco para llegar a esos precios que no nos gustan ver.
Sin duda cambiamos mas nosotros que los vinos, pero inevitablemente todo cambia amigo Louzan.

Jose dijo...

En mi caso fue, en efecto, ese espectacular Torroxal 2004 el que hizo que girase la cabeza y tronco hacia los tintos gallegos. ¡Qué bueno era aquel vino!

Saludos,

Jose

Nacho Jiménez dijo...

Ese Torroxal estaba bueno, bien bueno, un vino de sed, de beber con alegría, cosa muy difícil en aquella época.

Ankabri dijo...

Haces que se me ponga la piel de gallina, gracias por trasmitir tan bien