domingo, 23 de febrero de 2014

Forum 2014. Tras una mañana...

La verdad es que la cuando las cosas tienen buena pinta uno se emociona. A mi la altura del recinto de Expocoruña donde tiene lugar esta edición del Forum Gastronómico me da de entrada sensación de grandeza. De capacidad. De suficiencia, para entendernos.
Los recuerdos de ferias anteriores en Amio, en Compostela, apuntan hacia lo domestico y eso, a eventos con fuerza industrial (aunque sea impostada) les resta credibilidad. Esto desde lo puramente personal y a bote-pronto. Ahora bien, la substancia es otra cosa.

Porque la realidad es que esta feria no deja de ser igual a otros cientos de ferias, congresos y eventos varios dispuestos a lo largo de la geografía española con mayor o menor periodicidad a lo largo de la ultima dedada y media. Desde el mismo día en que descubrimos que éramos una potencia culinaria mundial nos dio una especie de frenesí digno de estudio que nos llevo a celebrar con carácter y tipología congresual todo tipo de azañas (o no) de nuestra cocina y productos.

Y no lo critico, aunque en el exceso nunca suele hallarse la virtud. Pero formulas como el Forum deberían estar ya superadas, de no ser por su autentica utilidad: el escaparate real de tendencias, intereses y posibilidades para un sector tan falto durante décadas de auto-superación como el gastronómico con el de la restauración a la cabeza. Poder tener al lado de casa a un compendio de sumilleres, cocineros, técnicos, especialista y productores de todo tipo de elaborados ha hecho que, al menos, ya nunca nada vaya a ser igual.

Recuerdo esas cartas de restaurantes impasibles al paso del tiempo, acartonadas, anacrónicas, estancadas en unos éxitos del pasado ampliamente superados. Esto terminó porque el mercado así lo quiso pero en que no vuelva a suceder participa y mucho la existencia de cosas como el Forum (se celebre donde se celebre siempre que sea en Galicia claro). De esto, de escuchar, ver, probar y aprender se trata todo esto y quien lo interprete de otro modo equivoca la utilidad real para la que esto está pensado.

Otra cosa es el visitante, que en el caso de los mas habituales pasará cansinamente sin pena ni gloria por la enésima sucesión de charlas, talleres y exposiciones sin fin a la vista, harto de tanto probar lo mismo de manos de los mismos. Para esos no hay demasiada oferta diferenciada y la crítica es mas que admisible. Para los demás, los neófitos, los poco o nada interesados o los meramente aprovechados del jolgorio, el Forum es lugar de paso obligado y necesario.

De la mañana del domingo extraigo dos conclusiones. La primera, que es muy difícil hacerse entender en 30 minutos cuando uno no se ha explicado en décadas. Vimianzo, ayuntamiento gallego del interior de la Costa da Morte de escasos siete mil habitantes presentaba en el Forum un proyecto en el que lleva un par de años trabajando. "Do Mar a terra", se llama el programa que incluye esta "Cocina medieval". Se trata de elaborar y ofrecer al visitante menús elaborados concienzudamente en base a estudios arqueológicos que determinan como se comía en el medievo en Galicia. El ayuntamiento congrega una interesante colección de Castros, Mamoas y Dolmenes de la época castrexa, ademas de un castillo medieval del siglo XII. Este castillo esta detrás de una fiesta popular que incluye un acto denominado "Asalto o Castelo". Rememora este evento, ejecutado teatralmente por una asociación juvenil de la localidad desde hace mas de 20 años, el momento de la toma por los irmandiños del castillo citado mientras en el se escondía el Arzobispo Xelmirez, que huía de la citada revuelta en Compostela.

Alrededor de este evento se celebra un concurso de pinchos (originalidad a raudales) de tipo "medieval", a saber, elaborados con ingredientes del medievo. De este germen parte esta campaña que hoy se presentó en el Forum.

Pero lo mas importante de la mañana pasa por un fenómeno del vino y una posibilidad. El fenómeno es Josep Roca. Este autentico vendaval dejó hoy en Coruña una cata de geografía mediterránea, donde se probó de todo. Desde malvasías a vinos do Porto, desde Albariño hasta vinos de tinajas de Georgia. Esto y un jerez con 200 años de antigüedad que nos sirvieron en una cucharilla y que sabia a mil demonios, pero que da testimonio de lo especial que es para muchos este producto dúctil, agradable y especial al que llamamos vino. Trafalgar se llama esta rareza de nariz ajedrezada simple pero de boca entre salada y amarga, asquerosa fuera del argot del vino, llamativa y sorprendente en nuestro lenguaje.
Este es el fenomeno del vino. La posibilidad es que escriba un libro sobre la historia del vino en el mediterráneo porque, por lo desplegado en la conferencia de hoy, esta sobradamente capacitado para ello.

Esto y cocinar con cerveza, en un acto promocional de los amigos de Estrella Galicia. Lucía Freitas (A Tafona)  y Marcos Cerqueiro (Abastos) mano a mano con la Lamprea y el postre ella (espectacular este último) y una Xarda él que, a mi particularmente, no me llamó demasiado la atención.

Esto y gente, mucha gente, y Solla y Pardo y Pablo Gallego y Jordi Cruz (el de Ábac.Barcelona).

Veremos por la tarde. Promete.




3 comentarios:

Jorge Díez dijo...

Vaya actividad repentina, espero que lo estés disfrutando en lo posible. Y también espero que algo de eso bueno que intuyes quede en la hostelería gallega, aunque soy bastante escéptico frente a estos grandes feriales, no sé qué decirte.

Jose dijo...

Hola JL et al,
me pregunto siempre lo mismo para estos saraos, ¿de verdad sirven de algo para alguien?

Saludos,

Jose

José Luis Louzán dijo...

Jorge;

La actividad va a ir a golpes, ya sabes como está la cosa ;-)

Algo voy a escribir a modo de valoración final sobre el escepticismo justo y necesario para con estos eventos.

Jose:

Lo dicho, creo que será bueno que haga algo mas extenso a modo de valoración que te servirá como respuesta. Gracias por pasarte, como siempre.