viernes, 23 de mayo de 2008

La Paciencia en Blanco.


Esta semana mantenía con un buen amigo un debate sobre blancos que me parece interesante dejar aquí haber que os parece.

Este amigo mantiene que el Albariño clásico es del año y que es en su rápida comercialización y nula evolución donde transmite las virtudes principales de esta uva, a saber, según el la frescura, la limpieza y la frutosidad. Yo pienso lo contrario y salvedad hecha de los vinos sobre lías o pasados por madera para mi un albariño con al menos un añito en botella mejora una barbaridad.

Esto surge de haber catado el Sin palabras de CastroValdes de 2006. A la espera del 2007 este albariño me llena. Es fruta pero con tranquilidad, sin los picos habituales del albariño clásico. Y para mi parte de ese éxito que ha disparado su precio en todas partes menos en Galicia se debe al tiempo que pasa en botella. De hecho Adegas Castro Brey ha decidido no sacar el 2007 hasta mediados de Junio como pronto, cuando otros ya no despegan la camisa del cuello esperando hasta finales de Mayo.

Le decía a mi amigo que una cosa parecida me pasó con el invento de David, el Davide Dúo de 2005. Me gusto bastante esta combinación de Albariño y Godello el verano pasado cuando costaba sobre los 16 euros pero me ha gustado mas aun este pasado sábado después de otros doce meses de botella en reposo y tranquilidad, y costando 13.60. Y no es solo cuestión de precio.

Hablando de mezclas, el otro pie de este bando de tres patas fue un Extramundi 2006 de Pazo Tizón hecho de Treixadura y Albariño que nos gusto y bastante. Mi amigo lo probó en Noviembre y opinaba que había perdido. Hay nació el debate. Se que en esto hay mucho de cómo se conserva cada cosa, de si en bodega, de si en distribución, etcétera, pero en los dos casos primeros la conservación fue excelente. No así en este Extramundi. Tal vez por eso.

Sea como fuera seguiré considerando que si no media madera o lía, el albariño, y tal vez también los Ribeiros, mejoran mucho si descansan en botella al menos nueve meses mas de los que les da el mercado.

2 comentarios:

Carlos Rodriguez. dijo...

Estimado José Luis, efectivamente es un digamos "error" pensar que el albariño es un vino de año. Cierto es que como bien dices dejando de lado vinos criados sobre lías que agradecen botella, ahora mismo me acuerdo del Cepas Vellas de Gerardo y del Zarate Tras da Viña, otro cantar son los que poseen madera aquí entramos en otro debate. Pero los "normales" evolucionan positivamente en los 2-3 años siguientes.
Saludos
Carlos
Roco&Wines
pd: acabo de recalar en tu blog desde hoy seguiré tus novedades, saludos desde Baiona

Jose luis Louzan dijo...

Gracias Carlos por tu participacion.

Totalmente de acuerdo contigo.
Lo unico malo entre comillas es que existe en el mercado la idea de que el buen albariño es del año.

De tratar de desterrarla como generalidad nos tendremos que encargar los que ofrecemos albariños en nuestros negocios.

Al tiempo.
Gracia de nuevo y bienvenido