miércoles, 2 de abril de 2014

Principiantes.

Es norma que en ciertas cuestiones al rededor del mundo del vino las opiniones correctas son las siguen cierta "linea". No hablo de censura o de lineas oficiales u oficiosas, no. Digo que existen cosas que, para la mayoría, caen de cajón y que por ahí nos guiamos. Al grano.

Una máxima de las opiniones al respecto del mundo del vino afirma que si se quiere que la situación actual (de caída permanente del consumo desde hace años) mejore hay que iniciar en el consumo de vino como opción a nuevas generaciones y nuevos consumidores. En este sentido, se apunta que existe la necesidad de vinos económicos y "accesibles" a nivel de gusto genérico para que, desde ahí, esos nuevos consumidores se aventuren en explorar elaboraciones mas tradicionales o clásicas o, todo lo contrario, vinos de naturaleza moderna o de corte natural o ecológico.

Y yo, como en otros muchos casos, no creo que existan lineas claras que marquen como se cambia una tendencia que indica que, al menos sin remedio hasta este mismo año, el mundo del vino está condenado. Condenado a ser un subproducto residual, valorado por una minoría y consumido de modo general por cada vez menos gente. Ayer se presentaba el informe sobre "Datos de Consumo Alimentario en España 2013" que aporta el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.


Y una vez mas (y van...) el consumo de vino cae. La caída es del 3,7% y por categorías, caen principalmente los espumosos y cavas (un 9,3% menos) y los vinos sin indicación de calidad (un -5,4%). Solo sube el consumo de vinos de aguja (+4,3%) lo cual me hace preguntarme por lo detalles que llevan a estas conclusiones, ademas de lo evidente. Pero el hecho contable es que sigue la caída (en este caso en el consumo en hogares y hostelería) como ya matizo en su informe el Observatorio del Vino. Y la pregunta sigue siendo la misma; ¿como se cambia esto?.

Aun mas. Yo me pregunto0, ¿Se puede cambiar esta tendencia?. Y creo que esta pregunta es un buen principio porque para ella yo al menos tengo una respuesta viable. Mi respuesta es: en el actual contexto no.

Por ir por partes. Es publica mi opinión sobre la actual estructura administrativa y de reparto de poder en el mundo del vino en España. Creo sinceramente que el modelo administrativo es anacrónico y poco efectivo mas allá de lo básico (la sanidad de los productos y su seguridad jurídica) y que el actual reglamento de la DOs (con todos los matices admisibles) es en la mayoría de los casos de risa. Creo que hay demasiadas cosas que se hacen de espaldas a la realidad del mundo del vino a la altura de Abril de 2014 y demasiadas que se hacen ignorando directamente a una gran parte de los productores. Creo que se insiste en el error sin siquiera analizar las consecuencias de continuar con el actual sistema y creo, en este caso casi es una certeza, que los actuales dirigentes del mundillo no son ignorantes de sus decisiones erróneas. Simplemente se trata de lo divicil que es parar una inercia cuando esa inercia es positiva para los intereses de los mas grandes.

La muerte lenta de la industria del vino es consecuencia directa de ese total desprecio por lo innovador de entrada. ese desprecio por aquel que quiere hacer cosas distintas dentro de los márgenes establecidos, por ejemplo, en países con mayor tradición y mayor peso comercial que el nuestro (Francia, por ejemplo). Y esta actitud es la que hace muy divicil que me crea que la segunda pregunta (y no menos importante) para el cambio de tendencia este ni siquiera presente en las mentes de los dirigentes del mundillo. ¿Como ganamos nuevos/futuros consumidores?



Alguien sabe (con certeza, estadística,mente y a lo largo de varios años) si realmente un chico de 25-30 años está dispuesto a beber vino?, ¿Seguro?. No hablo de lo que bebe, ojo, hablo de lo que estaría dispuesto a beber. Steve Jobs, preguntado por la necesidad de hacer estudios de mercado para averiguar que querían sus clientes respondió: "No, porque la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas". Henry Ford dijo una vez que "Si les hubiera preguntado a los clientes que querían me habrían contestado: "Un Caballo mas rápido¡¡". ¿Sabemos si quieren vino, si lo quieren a diario, de vez en cuando, solo en celebraciones?.

Cuando surgieron los primeros vinos de calidad fuera de las DOs (sin sello ni contraetiqueta, pero de reconocida calidad y precio elevado) algunos, no pocos, apuntaron a la enorme complicación de que se vendiesen a ese precio sin el amparo de los consejos reguladores. Creo que a día de hoy ya nadie duda que esos vinos (la mayoría) han conseguido cimentar y multiplicar su presencia e incluso, sospecho, ocasionar nuevos consumidores o "fijar consumo" al rededor de un tipo de vino del que hablamos a menudo en esta casa (los vinos auténticos o verdaderos).

Así que, tal vez, la pregunta o la respuesta no pasa por vinos masivos que abran un nicho de consumo a nuevos degustadores que, luego, no se sabe muy bien como, pasaran a buscar mejores y mas originales vinos de mejor calidad o exclusividad. A lo mejor debemos bajar al subsuelo y preguntarnos: ¿Si nada cambia (reglamentos, administración, focos de poder y toma de decisión) en la cúpula, es posible que cambie algo en la base?


*Fotos en la web.

1 comentario:

Juncal Alimentacion dijo...

Muy complicado el saber como incrementar el consumo de vino, han cambiado muchas cosas, la gente ya no cocina, no valora la comida, comida rápida y no tener tiempo para cocinar en los hogares actuales no permite ser muy optimista con la recuperación del consumo.
Pero aún así no hay vinos más accesibles para empezar a conocer el mundo del vino, no es lo normal aficionarse a algo empezando por lo más complejo, es más habitual ir pasando etapas, lo cual no garantiza que la mayoría no pasen del primer estadio.