martes, 11 de marzo de 2014

De ricos vinos baratos y otras cosas increíbles.

Me dan ganas de empezar la diatriba de hoy parafraseando "Blade Runner" y su ya muy manido "He visto cosas que nunca creeríais". Le queda de maravilla al pensamiento que me ronda.

He visto cosas que nunca creerías. He visto a gente que discute lo notable de los vinos gallegos aplaudir vinos industriales solo porque cuestan menos de 10 euros. He visto a restaurantes de postín defender cartas de vinos hechas a golpe de sombrilla y terraza gratis. Y ni siquiera están mas allá de las puertas de Danhauser.

He visto tiendas de vino cerrar por doquier por la nula capacidad crítica de quienes deberían comprar en ellas el vino (y no en el Mercadona). He visto un certamen anual donde se eligen a ciegas vinos por debajo de 10 euros donde la mayoría de los finalmente elegidos rozan ese precio (creo que no me equivoco pero, si es así, que me corrija el Master). Pocos he visto que se pudieran encontrar a 5 o menos. Insisto, escribo de memoria, pero tengo fe en esta.

Los vinos que valen la pena cuestan dinero. Esto es una generalización algo absurda, pero lo es por una razón. Es muy difícil hacer un buen vino y hacerlo en cantidad suficiente como para que cueste menos de 6 o 5 euros. Un calculo simple y directo servirá para ver de que hablo. Si uno quiere beberse un buen vino por 5 euros (PVP) es porque de la bodega ha salido a menos de 3. A los impuestos correspondientes hay que sumar los costes de distribución inherentes a vender "equis" miles de botellas. Supongamos que nuestro vino sale de bodega a ese precio (unos 3 euros). Produciendo 100.000 botellas obtendríamos (vendiendo toda la producción integra, algo poco probable) unos 300.000 euros. Si sumamos los costes de vendimiar unos 100.000 kilos de uva (aproximadamente) en personal, maquinaria para la elaboración, tanques de inox., etc y le unimos botellas, corchos y otros productos ese dineral se nos va en menos de lo que pensamos. Así que, para que resulte rentable, uno debe producir mas de 100.000 botellas y esto implica hacer al vino cosas que a mi, como es sabido, no me terminan de gustar.

En el entendido de que es posible que un vino que cueste de 5 a 6 euros pueda estar bueno (¿por qué no?) también deberíamos admitir que para llegar a hacer viable la comercialización de ese vino han tenido que operarse sobre su elaboración con productos o técnicas que a mi particularmente no me gustan ni necesito. Es por ello que si alguien (yo por ejemplo) discute que ciertas técnicas y productos no deberían formar parte de la elaboración de un vino no pueda por menos que considerar inadmisible que se usen esas técnicas en vinos de cualquier clase. Incluso los baratos (o precisamente estos). Esto ultimo es algo personal, pero creo que se debe marcar en alguna parte una linea. Y que esa linea ha de ser traspasada el menor numero de veces posible (al menos conscientemente).

Tiendas de vino. Tiendas de paté, de mostaza, panaderías, tiendas de queso y charcuterías. El centro de París es una delicia por muchas cosas pero para mi, siempre, la mas llamativa es ese pertinaz respeto por el artesano de la comida y la bebida. Que bien nos vendría un poquito de ese nacionalismo...


*Fotos en la web de Herpasur y de una vinoteca.

14 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Como dices tu en el libro, ¿queremos que sea un negocio o un medio de viva?, me gustó mucho esa reflexión, dianaaaa.
No se mucho de los números en inversión pero tengo entendido que puedes alquilar una bodega por unos 20 mil € osea que..; Otra cosa es mirar los números de forma anual y otra una inversión a medio-largo plazo, creo que cambiaríamos las perspectivas.
De todas formas estoy contigo en que en un vino de 6€ no hay mucho que sacarle, está en el límite de lo "posible", al menos los que tienen barrica y buscan calidad.
Me he dado por aludido en eso de "discute lo notable de los vinos gallegos aplaudir vinos industriales solo porque cuestan menos de 10 euros". Si lo de "discutir" va en sentido peyoritivo no pero si utilizas discutir como intercambio de ideas si.
Es difícil saber las procedencia y "atajos" de todos los vinos y que coño, algunos por estar, están buenos (pocos).

SIBARITASTUR dijo...

Todas estas cosas están más o menos reflejadas en el libro, estamos de acuerdo en la mayor parte. He devorado la mitad en una sentada.

Roberto Juncal dijo...

Si perdemos las tiendas de vino, las pequeñas bodegas son las que más perderán y todo quedara en manos de los grandes.
Hay que fomentar el consumo y acercar el vino a los nuevos consumidores y que prueben con la mente abierta.

Toni dijo...

Es una pena que muchas tiendas de vino cierren pero los aficionados nunca tuvimos tanta oferfa disponible, vinos de escasa producción incluídos, como ahora. La razón: Internet.

Jorge Díez dijo...

En mi entorno más inmediato, como saben Toni y Sibaritastur, tenemos por suerte buenas tiendas especializadas pero se nota cómo se "encoge" el riesgo, cómo la menor venta se refleja en menor oferta. Aun así somos afortunados. No quiero pensar en que se pierda ese sector, como apunta Roberto. Malo para ellos, malo para las bodegas pequeñas y malo, malísimo, para nosotros como bebedores. Y no es un escenario imposible. ¿Cuántos años hace que hay en Oviedo las tiendas a las que me refiero? Pues eso.

Jose dijo...

Hola a todos,
admito que en ocasiones (veo muertos ;) ) compro vinos en supermercados. Peeeero sólo los que están por debajo de 6 EUR, lo cual hace que tampoco sean tantos. ¡Y qué bien que nos sabe el encontrar vinos realmente buenos por debajo de ese precio! No digo bebestibles, digo vinos de los que realmente nos apetece abrir una segunda botella nada más terminar con la primera. Los hay.

Y sin embargo, que triste me quedo cuando veo que quienes trabajan el campo, el vino; los que, como suelo decir, realmente sudan y sufren cada día, no obtienen un justo pago por su trabajo. Es realmente triste, no ya la falta de aprecio, si no el desprecio hacia esas personas y su trabajo. Es deshumanizante.

Envidio, yo también, ese aprecio que sí parece que existe en Francia. Digo que lo parece por mi desconocimiento del país. Sólo lo que leo y veo (poco televisión y cada vez más, sólo, Internet).

Leía, un año más, acerca de Salón de la Agricultura (como no sé francés, lo traduzco así para mi mismo). Un año más lo envidio y un año más, me avergüenzo de que aquí no haya algo así.

Saludos,

Jose

SIBARITASTUR dijo...

Suscribo el comentario de Robetto Juncal y añado que esto lo ha hecho el sector y es el sector el que debe arreglarlo favoreciendo y no "estorsionando" la pequeña tienda de vino.
Toni apunta internet como razón, yo creo que al igual que un buen amante de los discos le gusta ir a hablar con el tendero, escuchar lo ultimo que llegó o que te recomiende algo desconocido que te va a gustar en el vino es lo mismo. Internet está bien pero es muy aséptico y cuando compramos debemos ser responsables con lo que hacemos.
Ojo, que no critico internet pero que intentemos apoyar las tiendas del entorno porque cuando nos falten, nos lamentaremos.
Jose, todos compramos alguna cosa en el súper pero eso, alguna cosa.
Ya estás tardando en decir nombres de esos vinos interesantes por debajo de 6€. No valen rosados ;)

Jose dijo...

Hola a todos,

Jorge (Sib), este año viene bien rico el maceración carbónica Milflores. Apenas 4 EUR.
Repasaba hace semanas mentalmente los vinos del año precedente y sin duda los vinos que más me habían merecido la pena eran un rosado de apenas 3 EUR (sí, rosado :-p) y un tinto de apenas el mismo precio, concretamente el Casa Gualda Syrah 2011. Pero al tanto, que va de canto, que el Guy Bossard - Cépage Cabernet Franc 2006 cuesta unos 6,5 EUR y es la bomba de neutrones.

Saludos,

Jose

Mariano dijo...

Yo también he visto cosas que no creeríais, y he visto cerrar o languidecer tiendas especializadas, pese a tener buen producto y estar bien situadas, por no saber comunicarlo, o dejar al cargo a personal no preparado.

Lo más sorprendente, es que he visto tiendas con beneficios crecientes en los últimos años, pese a la crisis, porque han sabido hacer del vino moda, y han fidelizado al cliente, dedicándole mimo, tiempo y respeto.

También he visto vinos, pocos, de tremenda calidad, y a precios de risa. Claro, que vuelan. ¿Sabíais que Ultreia St. Jacques (por cierto, la 2011 está espectacular) sale de bodega a 3 euros?

Un abrazo J.L!

Jose dijo...

Mariano, el Ultreia es como las meigas... :-/ Sólo me lo he cruzado una vez en un lustro.

Saludos,

Jose

José Luis Louzán dijo...

Como os veo metidos en harina me voy a permitir no responderás uno a uno (estamos entre amigos), y, ademas, estamos en general de acuerdo.

No se trata de que no existan vinos bebibles o incluso "resultones" por debajo de los 6€, se trata mas bien de si es moralmente defendible quejarse por la viticultura de algunos, o por el uso de técnicas invasivas en otros y no admitir que, para que un vino cueste 3 o 4 euros en el súper han tenido que usarse esas técnicas.

Lo de las tiendas es harina de otro costal. Yo soy el primero en creer que internet es una vía necesaria y estupenda para el aficionado pero las limitaciones actuales de la red son en general un impedimento.
El indice de penetración en Galicia no llega al cincuenta por ciento y ademas la frialdad de internet impide dar a conocer características y virtudes de muchos de los vinos que mas nos gustan (y que mas cuesta vender)

Creo que en el vino hay dos mundos cada vez mas claramente definidos. Uno, el tradicional y de mayor peso económico, caracterizado por la guerra de precios, el volumen y el marketing. Y otro, el artesano (en el sentido estricto) el del viticultor comprometido con su tierra y su producto. Son defunciones genéricas de dos mundos con muchísimos matices, pero creo que se entiende.

El primer mundo no necesita especialización en la venta, el segundo sin ese cuidado del detalle sufre en la comercialización. Ergo, las tiendas son para los pequeños.

Jorge Díez dijo...

Completamente de acuerdo, José Luis.

Jose dijo...

Hola a todos,

JL, sí pero no. Y mira que yo no soy de medias tintas. Intento explicarme. Estoy de acuerdo en que determinados precios suelen conllevar unos determinados volúmenes. Eso o que hacen el vino por afición. Con grandes volúmenes es inevitable el no poder tratar el campo, las viñas y todo con el mimo que podrían requerir y que también nosotros podríamos querer. Pero esto tampoco puede traer consigo el que todo sea válido y, por ello, realizar tratamientos con patente de corso sobre el campo, las uvas y en la elaboración.

Con respecto a las tiendas a mi me parecen totalmente necesarias. Considero necesario que la persona de la tienda nos hable de los vinos que nos vende. A qué saben, de dónde vienen, quién los hace. Si se elimina buena parte del contexto de lo que es el vino nos queda, entonces, un producto como cualquier otro. En ese caso, sí, nos bastará con comprarlo en el super junto al detergente.

Saludos,

Jose

Juncal Alimentacion dijo...

La tienda e internet tienen que ser compatibles, yo he vendido algunas botellas a clientes de fuera de Galicia, una me daba las gracias por que consiguió comprar Emilio Rojo que nunca lo conseguía, no puedo esperar que se desplace a Pontevedra a comprarlo pero sin duda tampoco es la panacea, muchas tiendas de vino online acaban vendiendo el mismo estilo de vinos que los supermercados, simplemente con otras etiquetas.